Cuba perdió 5 mil millones de dólares por el bloqueo y pidió que el próximo presidente de EE. UU. lo levante “gane quien gane”

Cuba reconoció hoy que el bloqueo al que lo somete Estados Unidos le provocó por primera vez pérdidas superiores a los 5.000 millones de dólares anuales y denunció que varias empresas le negaron suministros para paliar la pandemia de coronavirus por temor a más sanciones.

Las nuevas medidas impuestas por Washington en medio de la campaña presidencial estadounidense afectaron principalmente la importación de alcohol y tabaco desde la isla, además de restringir el alojamiento de turistas en propiedades del Gobierno cubano. 

“El bloqueo es un acto criminal, un acto de genocidio”, advirtió en una conferencia de prensa el ministro de Exteriores, Bruno Rodríguez, quien pidió que se levante después de las elecciones del 3 de noviembre “gane quien gane”, sea el actual mandatario Donald Trump o su oponente demócrata, Joe Biden.

Añadió que entre abril de 2019 y marzo de 2020 Cuba registró pérdidas “en el orden de los 5.570 millones de dólares” y precisó que desde la imposición del bloqueo el pasivo asciende “hasta los 144.000 millones de dólares, pero superarían el billón si se tiene en cuenta la depreciación del dólar”. “Para una economía pequeña como la de Cuba es una carga verdaderamente abrumadora”, lamentó el jefe de la diplomacia de la isla. 

El bloqueo data de la década de los sesenta del siglo pasado y siguió en pie incluso durante la Administración de Barack Obama, bajo cuyo mando se reanudaron las relaciones diplomáticas entre los dos países, en tanto que la actual gestión de Trump le generó nuevas restricciones.

“Es cínico venir ahora a Cuba a decirle a los cubanos que el bloqueo no tiene impacto real. Decirlo a las familias cubanas que los sufren cada día, cada hora”, apuntó Rodríguez, quien resaltó que “esta guerra económica es impropia en tiempos de paz”.

El funcionario dijo que el bloqueo afectó cuestiones clave como el suministro de combustible o las comunicaciones entre familias y consideró “verdaderamente inédita” su aplicación en medio de la pandemia.

En este sentido, afirmó que representa “un desafío adicional” dentro de la emergencia sanitaria y admitió que las restricciones “cierran el acceso a equipos médicos, tecnología y suministros no solo del país norteamericano, sino también a todos aquellos productos que puedan haberse elaborado con un 10% de insumos estadounidenses”.

El miedo a sanciones habría impedido, por ejemplo, la llegada de ventiladores o kits de pruebas. Cuba respondió a estas limitaciones con “desempeño eficaz” de la sociedad y del Gobierno, según Rodríguez, que destacó la “solidez” del sistema de salud de la isla.

Las autoridades sanitarias de la isla registraron desde el inicio de la pandemia unos 6.421 casos de coronavirus, 53 más que ayer, mientras que al menos 128 personas fallecieron, según datos del Ministerio de Salud.