Cuarentena y lucha de poderes: ¿Qué pasa en El Salvador?

El gobierno de Nayib Bukele extendió por decreto la cuarentena «absoluta» impuesta para mitigar el impacto del coronavirus, mientras el Congreso de mayoría opositora aprobó una ley para establecer medidas sanitarias pero sin algunas de las restricciones dispuestas por el Ejecutivo.

La ampliación de las medidas de restricción fue establecida mediante un decreto del Ministerio de Salud, que se firmó en al madrugada y ordena extender la emergencia hasta el 6 de junio, fecha en que se empezaría a abrir la economía.

El secretario de Gobierno, Conan Castro, explicó que se mantendrán las medidas de prohibición del transporte público así como el límite de dos salidas semanales, según el número de documento de la persona, para hacer compras de alimentos o medicinas. Agregó que quienes violen la cuarentena serán llevados ante un médico para que les ordene un confinamiento de 15 días en un centro de detención.

Esta nueva cuarentena fue ordenada por decreto debido a que el Congreso de mayoría opositora cuestiona la prohibición del transporte de pasajeros y la limitación para las compras. A modo de contrapropuesta, el Poder Legislativo aprobó durante la madrugada una ley para establecer medidas sanitarias pero sin estas restricciones y abrir la economía en los próximos 120 días.

Antes de su aprobación, el presidente ya había anticipado que vetaría la normativa argumentando que usurpa las atribuciones del Ejecutivo.

Es la segunda vez que Bukele prescinde del Congreso para declarar el estado de emergencia, después de que la Sala Constitucional de la Corte Suprema suspendiera temporalmente la primera declaración para extender el Estado de Emergencia que vencía la noche del sábado.

Bukele recurrió a un artículo de la Ley de Protección Civil que le da la facultad cuando no es posible que el Congreso se reúna. Cerca de la madrugada del domingo, el Ejecutivo hizo una primera declaración, pero la Sala Constitucional del máximo tribunal de justicia la suspendió temporalmente para analizar una demanda que señala que se transgredieron atribuciones del Congreso.

En medio del ida y vuelta, la ONU llamó al gobierno salvadoreño a intentar acuerdos legales para combatir el coronavirus y expresó su preocupación por algunos de los mensajes lanzados por las autoridades del país.

«El secretario general urge a todos los actores políticos a actuar de forma responsable, con pleno respeto por los Derechos Humanos, las instituciones democráticas y el Estado de derecho», sostuvo Stéphane Dujarric, vocero del secretario general de la ONU, António Guterres, durante su conferencia de prensa diaria.

Según el último recuento oficial, El Salvador registra 1.498 casos confirmados de Covid-19, 30 fallecidos y 1.142 pacientes sospechosos de contagio.