Críticas en Uruguay a la “agenda provida” de Lacalle Pou

El presidente uruguayo aprovechó una consulta periodística para remarcar que quiere impulsar una “política de desestímulo de los abortos” porque “un niño que no ha nacido tiene derechos”. Recordó que votó en contra de la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Desde el Frente Amplio rechazaron la postura de Lacalle Pou porque pone en duda “la promoción del cumplimiento de la normativa vigente”.

Luis Lacalle Pou ya había anticipado en actos de campaña su “agenda provida”, la que ratificó este lunes durante una videoconferencia de prensa.

Un periodista con una clara postura antiderechos le consultó al mandatario por “aquellos que no tienen voz” y por “los 10.000 niños que no nacen” en Uruguay. “Ya no le hablo como comunicador sino como un cristiano, y usted seguramente un hombre de fe, ¿qué puede hacer al respecto para que esto no siga sucediendo?”, lanzó Victor Hugo Acosta, de radio Felicidad de Paysandú.

Lacalle Pou dijo que la pregunta tenía “un tinte muy esencial y personal”, pero que la contestaría desde su “investidura”. “Desde el punto de vista personal yo tomé decisiones como legislador cuando se votaban esos proyectos de ley, manifesté mi voluntad contraria”, recordó.

“Todos entendemos que Uruguay tiene que tener una fuerte protección a los niños por nacer, que hay que tener una política de desestímulo de los abortos, que el Uruguay en su Constitución y de acuerdo a los pactos ratificados entiende que hay vida desde la concepción y en ese sentido, un niño que no ha nacido tiene derechos”, sostuvo el Presidente.

La ley de interrupción voluntaria del embarazo fue aprobada en Uruguay en 2012. Sectores conservadores impulsaron ese mismo año una campaña de recolección de firmas para que se convoque a un referéndum y derogar la norma. El 23 de junio de 2013 se celebró la consulta popular no obligatoria, en la que solo hubo una adhesión del 8,92%, cuando se necesitaba una participación del 25% para que se pudiera convocar al referéndum.

Tras admitir que “cuando una sociedad ha decidido en el Parlamento y luego con la posibilidad de ser refrendado, plebiscitado en la opinión pública esa ley y no tuvo las voluntades que debió tener, esa es una ley vigente”, Lacalle Pou dijo que su gobierno tiene una “agenda provida”. Como ejemplo, puso su intención de que los niños producto de embarazos no deseados sean dados en adopción.

Desde el opositor Frente Amplio cuestionaron los dichos del mandatario y aseguraron que atentan “contra los cometidos que impulsaron la promulgación de la normativa vigente y la implementación de una política de salud pública que ha demostrado ser exitosa, y garantista de los derechos humanos de las mujeres”.

En un comunicado, los senadores frenteamplistas rechazaron que las palabras de Lacalle Pou pongan en duda “la promoción del cumplimiento de la normativa vigente en materia de interrupción voluntaria del embarazo”. Recordaron que la política integral de salud sexual y reproductiva permitió que Uruguay sea uno de los países con la “menor mortalidad materna vinculados al embarazo, parto, puerperio y aborto, de toda América Latina”.