Cristina: "Si me pasa algo miren al Norte"

Argentina

 “Si me pasa algo que nadie mire hacia el Oriente, miren hacia el Norte”, lanzó la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, quien denunció a sectores concentrados de la economía que quieren voltear a su Gobierno con ayuda extranjera. Rechazó la declaración de desacato del juez Griesa contra un país soberano y calificó como una provocación las maniobras de EEUU. 

 Cristina Fernández de Kirchner - Foto Ramiro Gómez (Télam)Redacción – Latinoamérica Piensa

“Si me pasa algo, en serio lo digo, no miren hacia Oriente, miren hacia el Norte”, reveló la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en referencia a la difusión mediática de un posible atentado por parte del grupo extremista Estado Islámico (EI), al que ya había hecho mención en su reciente visita al papa Francisco y en su discurso ante la Asamblea General de la ONU.

La mandataria denunció que “sectores concentrados” de la economía, en una maniobra de pinzas en la que están involucrados sectores exportadores y financieros, quieren “voltear al Gobierno con ayuda extranjera”, en obvia referencia al gobierno de EEUU.

Sostuvo que el sector agrícola, junto a la industria automotriz, y especialmente, los bancos que especulan con la compra de títulos, buscan generar una devaluación del peso, para licuar los Convenios Colectivos de Trabajo que lograron un aumento de más del 30 por ciento del salario.

Al mismo tiempo rechazó por “disparatada” declaración de desacato contra un Estado soberano realizada por el juez municipal de Nueva York, Thomas Griesa, aunque dijo que no la sorprendió. “No me sorprendió la declaración ni que en veinte o treinta días más nos pongan sanciones económicas; tal vez decidan ponerme presa si vuelvo a Nueva York. Pero yo voy a ir igual cuando tenga que ir”, desafió CFK.

En ese marco, analizó el momento en el que se produjo la resolución judicial. “No soy ingenua, todo esto no es casual, no puede pensarse que es un movimiento aislado de un juez senil de Nueva York: sería una ingenuidad y yo no soy ni ingenua ni estúpida. Los buitres se parecen a las águilas, tienen el mismo perfil”. La alusión al águila no fue casual, es uno de los emblemas de EEUU.

 “El problema no es el dinero de los holdouts, sino que quieren tirar abajo la reestructuración de la deuda soberana para que la Argentina vuelva a deber miles de millones de dólares. Si para eso tienen que arrasar con la soberanía, con el respeto a las normas internacionales, no tienen ningún problema, arrasan como arrasan con todo, en todo el mundo”

La presidenta aseguró que “el problema no es el dinero de los holdouts”, sino que “quieren tirar abajo la reestructuración de la deuda soberana” para que la Argentina vuelva a deber “miles de millones de dólares”. Y añadió que “si para eso tienen que arrasar con la soberanía, con el respeto a las normas internacionales, no tienen ningún problema, arrasan como arrasan con todo, en todo el mundo”, sentenció.

A diferencia de otras oportunidades, no sólo condenó la actitud de los fondos buitre y del juez neoyorkino, sino que además criticó duramente a la administración del presidente Barack Obama. Por un parte, cuestionó el “monitoreo” que, según un vocero del Departamento de Estado, se hace de la situación argentina. Por la otra, reprobó un comunicado de la embajada norteamericana sobre la inseguridad en Argentina.

Al respecto, señaló que hablan “como si esto fuera la peor época del far west” y calificó la carta como “una inmensa provocación” que tendría como objetivo la expulsión del encargado de la embajada Kevin Sullivan, con quien el Gobierno ya tuvo un conflicto cuando el diplomático afirmara que la Argentina se encuentra en default. “No lo vamos a echar del país, a nadie”, concluyó.

Mandatarios latinoamericanos reiteraron su apoyo con la Argentina en su enfrentamiento con los fondos buitres y expresaron su solidaridad con la presidenta. Los hechos que están ocurriendo en el país no son sucesos aislados, se dan en el marco de una ofensiva de Washington por tratar de retomar el control político en la región, de la mano de sectores locales de la derecha neoliberal.

La diplomacia del garrote

 “Fue un discurso duro. La Presidenta dijo que no estaba enojada, que no se podía dar ese lujo. Entonces el discurso fue pensado en ese tono en detrimento de otro más diplomático, como si hubiera sido el único posible. Las puertas al discurso negociador las había cerrado el gobierno de Estados Unidos. Porque Argentina buscó negociar desde el principio del conflicto que abrió el fallo del juez Griesa.

En ese proceso tuvo más expectativas en una resolución política a partir de la intervención de la Casa Blanca que en la languideciente lucidez del anciano juez municipal de Nueva York. Y buscó una señal que nunca llegó de la administración Obama, que se mostró amedrentada por el lobby de los fondos buitre. Los fondos sostienen a la derecha republicana y a algunos sectores también derechistas del Partido Demócrata y en ese precario equilibrio en la interna norteamericana, Argentina se convirtió en parte del botín que reclamó a ese lobby.

Toda la operación tuvo el grotesco de las viejas y malas mañas de potencia abusiva. Desde el fallo incumplible del juez, siguiendo por la cerrada negativa de los fondos buitre a negociar y por la parcialidad vergonzosa de cada una de las medidas de Griesa para acorralar a la Argentina, hasta la insólita declaración de desacato a un Estado soberano. A todo esto se sumaron las provocaciones de la embajada en Buenos Aires: las declaraciones del encargado de negocios, a cargo de la sede diplomática, y la burda carta que hicieron circular entre residentes y turistas. Las dos acciones buscaron la complicidad de los medios opositores. No fueron medidas diplomáticas, fueron agresiones.

“Toda la operación tuvo el grotesco de las viejas y malas mañas de potencia abusiva. Desde el fallo incumplible del juez, siguiendo por la cerrada negativa de los fondos buitre a negociar y por la parcialidad vergonzosa de cada una de las medidas de Griesa para acorralar a la Argentina, hasta la insólita declaración de desacato a un Estado soberano”

El país está más acostumbrado a gobiernos que metieron la cola entre las patas. Era otra posibilidad que le quedaba a Cristina Kirchner. El discurso de ayer mostró que no era una opción para ella. Estados Unidos jugó fuerte con Argentina y el mensaje de la Presidenta fue que el país tomaba nota y que esta situación impactará fuertemente en el diseño de su política exterior.

Hubo varias alusiones muy fuertes. En algún momento incluso mencionó las supuestas amenazas de terroristas fundamentalistas del ISIS, justo antes de su viaje a la ONU, como una posible operación para sensibilizar su posición sobre la guerra antiterrorista a la que convocó Obama en ese foro.

El contenido del discurso abrió muchas puertas. El país tomó distancia de Washington y ya no es tan visible la idea de un posible acuerdo en enero con los fondos buitre. Cualquier acercamiento ya necesitaría gestos políticos de la Casa Blanca si no quiere que Argentina consolide su relación con otros socios, con otras razones y con otras regiones.” Luis Bruschtein, Página 12 (Argentina).

El rol de la Embajada

“En medio de la crisis financiera provocada por la extendida y sofisticada especulación de bancos y fondos de inversión, el presidente Barack Obama hizo declaraciones condenatorias de las distribuciones de ganancias entre los ejecutivos de los principales ba
ncos, a las que calificó de “vergonzosas”.

“Habrá  tiempo para que logren beneficios y bonus. Pero ahora es otro momento. Este es el mensaje que intento transmitirles directamente y espero que el secretario Timothy Geithner se los traslade”, anunció Obama el 29 de enero de 2009, a pocos días de haber iniciados su primer período presidencial y con Geithner designado al frente del Tesoro de los Estados Unidos. Días después del mensaje, Geithner comenzó a ejecutar la misión presidencial incorporando como jefe de su Gabinete a Mark Patterson, un reconocido empleado del banco de inversiones Goldman Sachs.

La lista de colaboradores designados por el flamante secretario  del sector Tesoro se engrosó con directivos de Citigroup, Merrill Lynch y Barclays y de los fondos Blackstone, Harford, TIAA-CREF, Hellman & Friedman LLP y T. Rowe Price.

De la SIP a Dan Pollack

 Durante la gestión de Geithner asumió el cargo de subsecretario de Finanzas de los Estados Unidos un hombre de Hellman & Friedman: Jeffrey A. Goldstein. Por debajo de él, la Casa Blanca incorporó en febrero de 2010 a Mary J. Miller como asesora para Mercados Financieros. La mujer había cumplido 26 años en la firma de inversión T. Rowe Price Group. Hellman & Friedman tiene como asesor principal a Andy Ballard quien también es el presidente del Comité de Inversiones de la Fundación San Francisco, en California. Esa organización financia los principales proyectos de la Sociedad Interamericana de Prensa. 

En los últimos tiempos, Jeffrey A. Goldstein regresó a Hellman & Friedman  como director gerente en la oficina de Nueva York. El puesto bacante de lugarteniente del Secretario del Tesoro quedó en manos de quien lo secundaba en su función: Mary J. Miller, la funcionaria que proviene del fondo T. Rowe Price, empresa a la que está vinculado el abogado Dan Pollack, mediador nombrado por el juez Thomas Griesa en la negociación entre Argentina y los fondos buitre.

Contacto en Miami  

Frances Stonor Saunders en su libro La CIA y la Guerra Fría Cultural asegura que “…algunos de los más elocuentes exponentes de la libertad intelectual en el mundo occidental se convirtieron en instrumento –lo supiesen o no, les gustase o no– de los servicios secretos estadounidenses”.

Desde Miami, la Sociedad Interamericana de Prensa define que su objetivo fundamental es el de “defender la libertad de expresión y de prensa en todas las Américas”.

En 1950, la SIP comienza a depender de los fondos provenientes de sus miembros y del dinero que aportan diversas fundaciones.

La colaboración que vehiculiza la Fundación San Francisco hacia la SIP engrosa los fondos de la entidad que sostiene iniciativas como el denominado “proyecto Chapultepec”, un listado de condiciones para calificar si los Estados cumplen con la libertad de expresión, pero omite incluir mordazas como el control de audiencias por medios de comunicación con posiciones dominantes.

La presidenta de la SIP es Elizabeth Ballantine, del The Durango Herald y el secretario es Bartolomé Mitre, del diario argentino La Nación. Durante 35 años fue directivo Julio E Muñoz, ex periodista de El Mercurio, vinculado con  las Universidades de Miami y la Católica de Chile. Ambas universidades han participado en eventos de la National Endowment Foundation, NED.

Servicios filantrópicos

La NED es una organización financiada por la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID, en sus siglas en inglés). NED y USAID  dependen del Departamento de Estado de los Estados Unidos y están sospechadas de ser  la cara social de la agencia de inteligencia CIA.

En Latinoamérica y Europa, varias investigaciones concluyen que Uno América, Fundación Internacional para la Libertad de Mario Vargas Llosa y  FAES de José María Aznar reciben financiamiento de esas instituciones. 

NED y USAID aportan dinero para seminarios y viajes de políticos como los que NDI,  National Democratic Institute , un organismo vinculado, pagó a la diputada Patricia Bullrich en 2006 cuando viajó a las elecciones presidenciales de México.

En la actualidad, NED reconoce aportar dinero en Argentina para el CIPPEC y el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA). El Centro de Implementación de Políticas Públicas (CIPPEC) y la Fundación Noble del Grupo Clarín organizaron para la Escuela Judicial del Consejo de la Magistratura de la Nación el programa de cursos para funcionarios judiciales “Los Desafíos de la Justicia 2007”.

“La NED es una organización financiada por la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID, en sus siglas en inglés). NED y USAID  dependen del Departamento de Estado de los Estados Unidos y están sospechadas de ser  la cara social de la agencia de inteligencia CIA”

La circular que promovió los seminarios lleva las firmas de Jorge C. Rendo, Director Corporativo de Relaciones Externas del Grupo Clarín y Nicolás Ducoté, Director Ejecutivo de CIPPEC. En la convocatoria se informaba que “quienes cumplan con los requisitos de asistencia y evaluación establecidos podrán invocarlos como antecedente en los concursos en los que participen”. Uno de los cursos estuvo dedicado a “La independencia judicial, control de los actos de gobierno y corrupción”. 

A los eventos generados por la NED concurren expositores que pertenecen a las empresas de asesoramiento Hogan Lovells; Gibson, Dunn & Crutcher; y Mac Carter & English, entre otros. 

El estudio Hogan Lovells compró el bufet Hogan & Hartson donde se desempeñó John Glover Roberts Jr actual presidente de la Corte Suprema de los Estados Unidos. 

Gibson, Dunn & Crutcher es la firma a la que pertenece Ted Olson, uno de los abogados íconos de los fondos buitre. Y Mac Carter & English es la compañía de abogados a la que está afiliado Dan Pollack, el hombre relacionado a T. Rowe Price y que fue designado para mediar en el litigio entre el gobierno argentino y los fondos buitre.

Embajadores y empresarios

Además de la NED y USAID, el departamento de Estado de Norteamérica se proyecta, por supuesto, a través del personal diplomático. Desde que se fue Vilma Martínez de Buenos Aires, Kevin Sullivan hace las veces de delegado interino. Días atrás le dijo al diario Clarín, que “es importante que la Argentina salga del default”. Sentencia similar a la sostenida por el peculiar mediador Dan Pollack.

Casi en simultáneo, American Airlines anunció la restricción a 90 días la compra de pasajes en Argentina “por considerar que existe un manejo poco favorable del dólar en el mercado interno”. 

¿Fueron casuales las declaraciones del encargado de negocios y la posterior reacción de la compañía de Estados Unidos? Kevin Sullivan participó en los 90 en la negociación de un acuerdo de aviación de “cielos abiertos” que terminó, entre otras cosas, con parte de las rutas de aeronavegación de Aerolíneas Argentinas. 

Negocios

Un complejo sistema de relaciones vincula las maniobras de los fondos buitre con algunos sectores del poder de la Casa Blanca. Funcionarios que fueron gerentes de firmas de lobby, estudios jurídicos y directivos de empresas que financian proyectos de comunicación continental en la Sociedad Interamericana de Prensa. Universidades como la de Miami que reciben dinero de esos mismos sectores de inversión y directivos y docentes de casas de altos estudios que hacen de panelistas en eventos convocados por entidades relacionadas al Departamento de Estado de los Estados Unidos. Embajadores que hablan en el momento oportuno y con idénticas palabras a las dichas por gestores en otro momento y lugar ¿Estrategias pautadas y coordinadas? Tal vez… Fernando Clavero, Tiempo Argentino (Argentina).

 

Video del discurso de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner