Cristina en clave geopolítica

Argentina
Especial

En la entrevista que brindó la ex presidenta a distintos medios se vio una acertada mirada sobre el momento actual de la política local y global. En medio de los ataques en su contra – en consonancia con el clima destituyente a nivel regional- la ex mandataria opinó sobre el gobierno de Mauricio Macri sin descuidar las transformaciones en el resto del mundo.

Editorial- La Jornada (México) 

A casi ocho meses de haber terminado su segundo periodo presidencial, la ex mandataria argentina Cristina Fernández de Kirchner sostuvo la primera entrevista (leerla completa aquí) con este diario y otros medios internacionales. En el largo intercambio la veterana política hizo un balance de los desafíos enfrentados durante los 12 años durante los cuales ella y su esposo, el fallecido ex presidente Néstor Kirchner, encabezaron la recuperación económica y la reconstrucción política de Argentina tras la devastadora crisis que marcó el inicio de siglo en la nación austral. La mandataria también desplegó un agudo análisis de los conflictos desatados desde que la derecha más conservadora regresó al poder de la mano del empresario y ex alcalde de Buenos Aires Mauricio Macri, los cuales, sostiene Fernández, trascienden al ámbito de su país y se enmarcan en una serie de transformaciones regionales y globales.

El encuentro, que se realizó en la residencia de la primera mujer elegida para ocupar la Presidencia argentina, se produjo en un contexto de especial relevancia por la persecución judicial desatada en su contra, pero también por la preocupante crisis económica y moral que no deja de agravarse desde el inicio de la actual administración el pasado 10 de diciembre. En efecto, desde que Cristina Fernández volvió a la vida civil, al linchamiento mediático que la derecha articuló para desestabilizar su mandato se ha sumado un incesante hostigamiento judicial que incluye embargo de bienes, acciones contra su familia y ex colaboradores y amenazas de encarcelamiento por casos que, de acuerdo con expertos en materia jurídica, carecen notoriamente de cualquier sustento legal.

” El encuentro, que se realizó en la residencia de la primera mujer elegida para ocupar la Presidencia argentina, se produjo en un contexto de especial relevancia por la persecución judicial desatada en su contra, pero también por la preocupante crisis económica y moral que no deja de agravarse desde el inicio de la actual administración “

A la vez, el regreso de la ortodoxia neoliberal y el desmantelamiento acelerado de todas las medidas de bienestar social instauradas durante el periodo kirchnerista han provocado una debacle económica que se resiente con agravada intensidad entre los extensos sectores populares, pero que ha golpeado también a las clases medias, e incluso a segmentos relativamente acomodados de la población. La política de despidos masivos adoptada por el gobierno federal y reproducida por la iniciativa privada ha dejado de saldo al menos 150 mil empleos perdidos, mientras los incrementos descontrolados en el costo de servicios básicos dispararon la inflación a más de 40 por ciento, causando un aumento de 33 por ciento en la cantidad de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza, en sólo cinco meses de administración.

Como la ex mandataria señaló a este diario, ni el hostigamiento hacia ella ni el embate contra las condiciones económicas de las mayorías constituyen hechos aislados. Al contrario, ubica estos fenómenos dentro del retroceso experimentado por los gobiernos nacional-populares que impulsaron la integración regional, y su remplazo en aras de la reconstrucción de un paradigma en el cual se excluye a la sociedad de los beneficios del desarrollo y se concibe a los países de la región como un mero reservorio de recursos supeditado a intereses foráneos.

Al reafirmar su resolución de enfrentar el acoso del régimen macrista desde la militancia política que siempre ha ostentado, la ex senadora Fernández ubicó el encuentro con los periodistas dentro del llamado que hizo en abril para crear un gran frente en defensa de los derechos arrebatados, iniciativa en la que ella apeló a los ciudadanos al margen de filiaciones partidistas. No queda sino hacer votos por que tal intención prospere para revertir los graves retrocesos en materia económica y de garantías democráticas que atraviesa la nación argentina.

Alfredo Serrano- Telesur 

Reapareció en un encuentro con medios internacionales (Telesur, Nodal, La Jornada, Sputnik, Al Jazeera y Reuters) luego de ocho meses. La ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner habló en clave geopolítica y repasó lo que pasa en el mundo de punta a punta. No dejó nada por afuera. Transitó aéreamente por China, el Brexit en el Reino Unido, la debilidad de la Unión Europea, la crisis económica internacional, el papel de los Estados Unidos en el mundo, el golpe en Brasil, el clima destituyente en América Latina. Y explicó estos sucesos como un todo hilvanado desde la política. 

1. La vuelta de Estados Unidos. Sin querer queriendo, lo dijo. Lo que aconteció en el 2001 en Nueva York cambió la prioridad estratégica de la política exterior estadounidense. Pusieron su foco de atención en otro lado del mundo y dejaron al continente latinoamericano menos intervenido. Eso indudablemente ayudó a que los procesos progresistas de cambio marcaran una época en la primera década del siglo XXI. Pero todo cambió en los últimos años con el regreso de Estados Unidos a la región. Obama volvió a poner al Departamento de Estado a mirar al Sur y ha tenido sus resultados. Estamos frente a un nuevo ciclo en las relaciones político-económicas de Estados Unidos con América Latina: ni la del siglo XX ni tampoco aquella que se produjera en los primeros años del siglo XXI. Aún es pronto para descifrar más, pero “Cristina” alertó para que se comience a estudiar en otro formato cómo puede ser la nueva época de amistades peligrosas con el gigante norteamericano.

” La mirada atrás fue persistente. El retrovisor no es fácil de extraer de quien ha conducido por tanto tiempo. Un continuo aura de ‘aquellos maravillosos años’ estuvo presente a lo largo de toda la entrevista. Hubo referencias permanentes a la gran década de cambios a favor de la mayoría inaugurada con Chávez, seguido por Lula y Néstor “

2. Lo geoeconómico. La economía de ninguna manera puede estar aislada del debate geopolítico. El mundo quebró económica y financieramente en el 2007-08 y eso marcó la historia reciente. Quizás no se le dio la importancia necesaria desde los procesos de cambio en el continente latinoamericano. La transición geoeconómica global está en marcha. Cada bloque busca reordenarse internamente y reinsertarse económicamente afuera de forma diferente. Estamos frente a un mundo sobre-ofertado, de gran contracción del consumo mundial, en los que los flujos financieros vuelven a ser tan golondrinas como en los años 80s y 90s del siglo pasado. El neoliberalismo se reinventa a escala global. Los acuerdos de libre comercio vuelven a imponerse con reglas aún más duras. El endeudamiento externo regresa para quedarse como deuda eterna. La soberanía cada vez la tiene más difícil. 

3. Nostalgia de una década ganada regional. La mirada atrás fue persistente. El retrovisor no es fácil de extraer de quien ha conducido por tanto tiempo. Un continuo aura de “aquellos maravillosos años” estuvo presente a lo largo de toda la entrevista. Hubo referencias permanentes a la gran década de cambios a favor de la mayoría inaugurada con Chávez, seguido por Lula y Néstor, el Frente Amplio en Uruguay, Evo
y Correa. A diferencia de cómo lo venía haciendo cuando gobernaba, dejó de utilizar el término de “irreversibilidad” pero sí hizo mucho hincapié en lo peligroso que sería retroceder en todo lo conquistado. En este sentido, habló poco de futuro aunque hizo un guiño a la importancia que tiene afrontar las demandas de una nueva clase social que emergió con los años ganados.

4. Clima destituyente. Son tiempos de restauración conservadora a nivel regional. De una u otra forma. Los golpes en Honduras y Paraguay, y el reciente golpe en Brasil fueron una vía; lo que pasa en Venezuela es otra; lo que sucedió en Argentina también cuenta; lo ocurrido en Bolivia fue otro síntoma. Según la ex presidenta, existe una suerte de trío destituyente basado en lo judicial, comunicacional y financiero. Los nuevos poderes no electos con capacidad para hacer ganar y perder elecciones. Este nuevo clima afecta a la integración regional. Ni Unasur ni mucho menos Mercosur ya son lo mismo. Menos región implica más debilidad frente al poder global. Otro asunto geopolítico para profundizar en los próximos años. 

” Según la ex presidenta, existe una suerte de trío destituyente basado en lo judicial, comunicacional y financiero. Los nuevos poderes no electos con capacidad para hacer ganar y perder elecciones. Este nuevo clima afecta a la integración regional. Ni Unasur ni mucho menos Mercosur ya son lo mismo. Menos región implica más debilidad frente al poder global “

5. El pulso entre la multipolaridad y la unipolaridad. No lo afirmó pero sí insinuó que la época multipolar no atraviesa su mejor momento. Los grandes bloques se desmoronan a cámara lenta mientras que los Estados Unidos sigue como hegemón sin fisura interna. Sea Clinton o Trump, Estados Unidos seguirá siendo lo mismo. Mientras tanto, los BRICS han dejado de ser lo mismo, luego del golpe de Brasil, y con menor grado de cohesión interna debido a que cada quien busca resolver los problemas económicos internos. La Unión Europea, pos Brexit, es más débil para competir como bloque a nivel internacional. 

6. Sobre los liderazgos globales. Lo pasó casi de puntillas pero lo sugirió. Cada vez más, surgen liderazgos sistémicos mientras van desapareciendo los nombres propios. Es el sistema quien lidera y no se necesitan tanto los personajes carismáticos. Según la ex Presidenta, el Papa es de los pocos que quedan. En la región, ya no tenemos otro Chávez. Son momentos para pensar cómo puede llegar a ser Presidente hasta un señor como Macri. No profundizó en exceso por esta vía pero sí dejó en el aire la discusión de los liderazgos, y por ende, también de la sucesión. Otro aspecto que debe ser tenido en cuenta para lo que se viene en los próximos meses. 

Son éstas algunas claves geopolíticas que dejó Cristina Fernández en una entrevista de corte internacional. Es una aparición que se agradece para seguir pensando esta América Latina en disputa y para caracterizar el nuevo tempo geopolítico a escala global.  

Leer el artículo de La Jornada aquí 

Leer el artículo de Telesur aquí