La salud del pensamiento crítico

Latinoamérica

La cuestión del sujeto social y político emergente en América Latina fue abordado en el último congreso del Clacso del que participaron Lula Da Silva, José Mujica y Álvaro García Linera. En paneles en los que se analizó la construcción de subjetividades y las subjetivaciones políticas, se resaltó el rol de la intelectualidad en la lucha contra el neoliberalismo.

Cristiano Morsalin – Adital (Brasil) 

Con un récord en asistencia durante los cinco días de su realización, 33.000 personas, se ha concluido el pasado viernes 13 de noviembre, la séptima Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales, Clacso, que inició desde el lunes 9 de noviembre de 2015 en Plaza Mayor de Medellín.

Los organizadores del certamen, considerado el más importante de su tipo en el mundo, reportaron la inscripción, vía Internet, de 25.000 personas, de ellos 8.000 internacionales.

Según, Pablo Vommaro, coordinador general de Clacso, aunque no todas las personas que se inscribieron asistieron, el evento fue el más multitudinario de los realizados por esa organización educativa. «En la conferencia de Clausura en México, en 2012, que la cerró Eduardo Galeano, asistieron 5.000 personas y 3.000 en las demás. En la de Medellín hubo casi que el 40 por ciento más”.

Durante la conferencia hubo 140 paneles, 700 panelistas, 30 conferencistas. Dos de los espacios más concurridos fueron las ponencias de los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil (5.000 personas en el recinto y 1.500 afuera), y la de José Mujica, de Uruguay, que fue vista en directo por 7.000 personas, más 2.000 que lo siguieron en pantallas gigantes afuera de Plaza Mayor. Pablo Gentili, secretario ejecutivo de Clacso, destacó como una de las conclusiones del evento «el interés de miles de jóvenes que necesitan espacios públicos para pensar y soñar con un futuro diferente, aprovechando la contribución de las ciencias sociales” [1].

» Durante la conferencia hubo 140 paneles, 700 panelistas, 30 conferencistas. Dos de los espacios más concurridos fueron las ponencias de los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil (5.000 personas en el recinto y 1.500 afuera), y la de José Mujica, de Uruguay, que fue vista en directo por 7.000 personas, más 2.000 que lo siguieron en pantallas «

«¿Para qué luchamos por la paz?”, pregunta Boaventura de Sousa Santos.

El panel de clausura del foro, organizado por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso), estuvo a cargo del exmagistrado de la Audiencia Nacional española Baltasar Garzón y del sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos. La conferencia de Boaventura de Sousa Santos, uno de los investigadores más importantes en el área de la sociología jurídica y de la Epistemología del Sur, promotor del Foro Social Mundial, inspirador de las experiencias políticas de cambio progresistas de Podemos (España) y Syriza (Grecia), se refirió ante más de 4.000 asistentes a los aprendizajes globales que dejan las luchas desde el sur del planeta. Pero su paso por Medellín fue sobre todo memorable cuando habló del proceso de paz. El pensador portugués de la Universidad de Coimbra empezó su intervención diciendo que el papel de los científicos sociales es hacer preguntas difíciles para que las respuestas sean fáciles. Entre los interrogantes que expuso estuvo: «¿Por qué cuesta tanto la paz?”. La respuesta, afirmó, está en que las guerras ya no buscan legitimación o poder, sino recursos naturales. Por lo tanto, dijo, «un territorio libre de conflicto, es libre para la gran explotación industrial de recursos”.

En este sentido, añadió, los indígenas y campesinos temen ser expulsados y tienen derecho a preguntarse: «¿Para qué luchamos por la paz?” [2].

De Sousa sostuvo que deben ser «valoradas» todas las iniciativas de paz y apuntó que existe la necesidad de tener un concepto más «sólido» y «fuerte» de paz, pues en muchos casos la «paz es la continuación de la guerra». «La paz tiene que ser anticapitalista, anticolonial y anti-patriarcal», señaló De Sousa, quien agregó que a los campesinos, los indígenas, los desalojados y los afros son personas a las que es «difícil» hablarles de derechos humanos y paz.

Por último, le sugirió a Colombia «mirar a las clases populares», que están siendo «criminalizadas» y «militarizadas», pues las nuevas guerras ocurren en los «micro-territorios urbanos y rurales» [3].

La cuestión del sujeto social y político emergente en América Latina

La cuestión del sujeto social y político emergente en América Latina es algo bien complejo y suscitó el desarrollo de uno de los ejes del congreso de CLACSO 2015, Comunicación, cultura y subjetividad, con paneles donde se discutió y se analizó a los «sujetos contemporáneos y procesos de subjetivación”, a «la socialización política y la construcción de subjetividades”, a «las subjetivaciones políticas”.

Es algo complejo pero Pepe Mujica (ex Presidente de Uruguay) lo volvió muy simple (tal vez, sea síntesis de su gran experiencia como luchador social, como dirigente político) o de otra manera: ¿cómo alguien con ideas y convicciones sencillas, claras, precisas, llega con tanta empatía a los «nuevos sujetos sociales” y sus complejas formas de manifestarse e irrumpir en la escena política actual?

Emir Sader es uno de los fundadores-impulsores del Foro Social Mundial, además de profesor retirado de las universidades de Sao Paulo y del Estado de Río de Janeiro. Entre 2006 y 2012 fue secretario ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO); considera que «hoy es indispensable rescatar la articulación entre pensamiento crítico y lucha de superación del neoliberalismo, entre teoría y práctica, entre intelectualidad y compromiso político concreto. Si los viejos caminos se han desviado de esas vías, otros tienen que ser abiertos; los espacios públicos conquistados están ahí para ser ocupados.

Seamos fieles a los precursores del pensamiento crítico latinoamericano, pero sobre todo, fieles a los nuevos destinos que apenas hemos empezado a construir.

Es momento de que el pensamiento crítico deje a un lado las prácticas burocráticas que neutralizan el potencial crítico del pensamiento latinoamericano, que demeritan las entidades tradicionales, y vuelvan a protagonizar, en primera línea, la lucha anti-neoliberal. Que vuelvan, sin miedo, a proponer ideas audaces, nuevas, emancipatorias, que vuelvan a engarzar la intelectualidad critica con las nuevas generaciones, huérfanas de futuro” [4].

» Es algo complejo pero Pepe Mujica (ex Presidente de Uruguay) lo volvió muy simple (tal vez, sea síntesis de su gran experiencia como luchador social, como dirigente político) o de otra manera: ¿cómo alguien con ideas y convicciones sencillas, claras, precisas, llega con tanta empatía a los «nuevos sujetos sociales” y sus complejas formas de manifestarse «

«Es posible alcanzar el compromiso entre la ciencia y lo político, como lo dice Pierre Bourdieu”, según el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera.

El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, aseguró que es posible alcanzar el compromiso entre la ciencia y lo político, como lo dice Pierre Bourdieu, esto en su exposición sobre el pensamiento del sociólogo y cientista francés, en la Vicepresidencia del Estado, junto al sociólogo, también francés, Gerard Mauger en un evento realizado en La Paz, paralelamente a la conferencia Clacso.

«Bourdieu nos dice que el compromiso entre ciencia y compromiso político es posible, es necesario y pasa por convertir tu militancia en disposición crítica en el trabajo científico; convertir tu militancia y tu compromiso con los sectores populares en un
a actitud crítica, reflexiva para analizar las cosas”, explicó.

Es decir, que un militante puede hacer ciencia, indagar, estudiar la realidad, hacer trabajo de campo, encuestas, entrevistas en profundidad, utilizar estadísticas, reflexionar en el lugar mismo, «pero manteniendo una actitud crítica para no aceptar lo evidente, porque lo evidente tiene estructuras de dominación, el investigador crítico tiene que esforzarse por ver más allá de lo evidente, del sentido común porque el sentido común y lo evidente es una forma de dominación simbólica”, complementó.

García Linera explicó que un investigador debe intentar encontrar los mecanismos internos de la dominación y considerar a esta como el punto de llegada de la investigación, es decir, preguntar cómo se lleva adelante la dominación en la escuela, en la economía, en las relaciones sociales, en la vida familiar, en el parlamento, en las fuerzas armadas, en la parte administrativa del Estado y demás.

» Es decir, que un militante puede hacer ciencia, indagar, estudiar la realidad, hacer trabajo de campo, encuestas, entrevistas en profundidad, utilizar estadísticas, reflexionar en el lugar mismo, «pero manteniendo una actitud crítica para no aceptar lo evidente, porque lo evidente tiene estructuras de dominación, el investigador crítico tiene que esforzarse por ver más allá «

«La idea de Bourdieu es que se cree una especie de microcosmos semiaislado para estudiar en él lo que está en juego, qué se gana y qué se busca ganar, aunque el sujeto no sepa conscientemente lo que se busca ganar y Bourdieu dice: estudia ese campo y mete tu compromiso político ahí, este compromiso es la manera en cómo estudias más allá de lo evidente, del sentido común, cómo encuentras, en un campo, el juego de los mecanismos de dominación”, agregó.

Asimismo, indicó que «esa forma de militancia y compromiso político, utilizando las herramientas de la ciencia, ayuda al campo científico y también al campo de la lucha política simbólica”, en cada investigación se deben develar los mecanismos invisibles de la dominación «y eso va a ayudar a tu carrera y a la lucha política de quien crees que hay que apoyar o potenciar”, acotó.

Bourdieu es un investigador de las relaciones de dominación en la sociedad, en el mercado y en el Estado, pero lo que no llegó a conocer es cómo se rompe la dominación porque no vivió ese tiempo, «para mí ese sería el punto siego del profesor Pierre, porque no le tocó vivir eso, en Europa no habían conmociones sociales y se daba la consolidación de la dominación neoliberal”, agregó García.

También, se refirió a otro tema que Bourdieu no analizó que es la ruptura del mundo simbólico y material, entre el orden de las ideas y de las cosas, y enfatizó que uno de los mejores escenarios para el estudio de esto es Bolivia entre los años 2000 y 2006. «Le doy mucha importancia a las rupturas en el mundo simbólico, en el caso de Bolivia, quién no recuerda el profundo quiebre no solo ideal y lógico, sino emotivo que provocó la respuesta de «El Mallku”, guerrillero indígena, cuando la periodista Amalia Pando, blanca, mestiza y de clase media, le pregunta ‘¿por qué lucha?, y él dice: ‘lucho para que mi hija no sea tu empleada’”, comentó.

Además, agregó que no se trataba de solo una modificación del orden de las ideas, sino una modificación de la cotidianidad, porque la sociedad boliviana estaba acostumbrada a que la hija del campesino y del indígena debía ser empleada y el hijo, lustrabotas, cargador o albañil, pero cuando dijo eso «El Mallku” no solo se quebró el mundo simbólico del movimiento indígena-campesino, sino que se quebró el mundo de las certidumbres de la dominación.

» ‘ ¿Cuánto esas guerras simbólicas ayudaron a cambiar no solo el orden de las razones, sino también el orden del sentido común, del orden moral y lógico del mundo?’, reflexionó la autoridad nacional. Por otro lado, García Linera destacó el trabajo y la producción literaria, además, del análisis e investigación científica de Pierre Bourdieu, la misma «que ha tenido influencia importante «

«¿Cuánto esas cosas influyeron en profundizar la crisis social, cuánto influyó en el quiebre del orden mental del mundo cuando la embajada americana, en 2003, le dijo al pueblo: ‘si ustedes votan por Evo Morales, vamos a retirar toda la ayuda económica, porque es Bin Laden andino’; entonces, Morales salió a los medios y dijo: ‘yo soy un campesino, un productor y pido que me apoyes para enfrentar ese abuso de esta persona extranjera?

«¿Cuánto esas guerras simbólicas ayudaron a cambiar no solo el orden de las razones, sino también el orden del sentido común, del orden moral y lógico del mundo?”, reflexionó la autoridad nacional.

Por otro lado, García Linera destacó el trabajo y la producción literaria, además, del análisis e investigación científica de Pierre Bourdieu, la misma «que ha tenido influencia importante y, en otras, decisiva, en las luchas de los sectores sociales de fines del siglo XX y principios del siglo XXI, es uno de los sociólogos más influyentes en el conjunto de las ciencias sociales y en las luchas políticas contemporáneas”, acotó.

También, comentó respecto al concepto vertido por Bourdieu en relación a lo que es el hábitus escindido que viene a ser todo lo vivido, las limitaciones, las privaciones o ventajas en la vida que determinan la forma en la que uno se va a ubicar en el mundo, va a razonar en el mundo, va a soñar en el mundo y va a actuar en el mundo.

«Es el hábitus de clase, todo lo vivido se convierte en oportunidades y límites, es la adecuación del ser a poder ser, al desear ser; son las determinaciones estructurales de tu vida cotidiana, de tu origen social, de tu origen étnico, de tu barrio, de tu lengua, de los padres que te habilitan oportunidades con las que te sientes apto y que te separa de otras oportunidades frente a las cuales, tú, sin razonar, te alejas porque no te pertenecen”, explicó Álvaro García Linera.

Asimismo, dijo que Bourdieu habla respecto a la militancia comunista, lo que le lleva a reflexionar «en cómo puedo reconvertir mi militancia política en disposición crítica en el trabajo sociológico”, aunque señaló que le habría gustado que este tema fuese profundizado por Bourdieu, ya que se tienen experiencias parecidas, es decir, del tránsito del origen popular, militancia política y ejercicio académico [5]. 

Notas:

[1] http://www.elcolombiano.com/clacso-con-mujica-y-lula-supero-record-de-asistencia-EX3110170

[2] http://www.eltiempo.com/colombia/medellin/intelectuales-firmaron-por-la-paz-en-clacso-medellin-2015/16432021

[3] http://www.boaventuradesousasantos.pt/pages/pt/homepage.php

[4] http://www.jornada.unam.mx/2015/11/10/opinion/018a2pol 

[5] www.vicepresidencia.gob.bo

Leer artículo aquí