Crisis política en Perú: Castillo cambió otra vez el Gabinete y denunció un intento de golpe en su contra

El presidente de Perú, Pedro Castillo, denunció “intentos golpistas” por parte de la oposición en medio de la grave crisis política por la que atraviesa el Ejecutivo con un nuevo cambio de Gabinete.

“Rechazo rotundamente ciertas teorías sobre la injerencia de mi equipo de confianza en la toma de decisiones. Sus afirmaciones son, en todos sus extremos, falsas. Desde el inicio de mi gestión he sido respetuoso de las decisiones de los ministros de Estado, además denuncio los intentos golpistas que se están orquestando con más fuerza desde esta semana”, indicó Castillo en un comunicado difundido a través de su cuenta de Twitter.

Un nombramiento cuestionado

El viernes 4 de febrero, el jefe de Estado anunció el cambio de su primer ministro, Héctor Valer, y los demás miembros del gabinete ministerial apenas cuatro días después de haberlos nombrado.

El nombramiento del gabinete de Valer fue duramente cuestionado por sectores políticos y de la ciudadanía al descubrirse que el primer ministro tenía denuncias por violencia familiar, además de una investigación fiscal por corrupción.

Aparte de Valer, otros ministros fueron cuestionados por tener casi nula preparación para estar a cargo de las diversas carteras, teniendo como única ventaja el formar parte del entorno de Castillo.

Todo esto derivó en que finalmente el presidente decida cambiar a todo el gabinete.

Críticas al presidente

Los días previos al cambio del gabinete, el exsecretario presidencial Carlos Jaico, así como el exministro del Interior Avelino Guillén afirmaron que Castillo tenía un “gabinete en la sombra”, en referencia a su equipo de asesores y que estos eran los responsables reales de dirigir las políticas del gobierno en lugar de los ministros.

Desde el inicio de esta crisis en el Ejecutivo, grupos de oposición afirmaron que el jefe de Estado debería renunciar al cargo ante una supuesta falta de preparación o por estar incapacitado moralmente para ejercer la máxima jefatura del país.

“Mi compromiso sigue vigente y con más fuerza que nunca hasta el 28 de julio de 2026 (fin del mandato presidencial). Me apena que los grupos de poder promuevan de manera sistemática una innecesaria vacancia (destitución) presidencial. Si realmente quieren al Perú, convoquen a la unidad y gobernabilidad”, agregó Castillo en su comunicado.

Además, el mandatario afirmó que convocará un nuevo gabinete de “ancha base” que asegure la participación de diversos sectores políticos y ciudadanos.

El defensor del Pueblo de Perú, Walter Gutiérrez, también cuestionó duramente a Castillo al asegurar que “no está preparado” para el cargo y no está cumpliendo con el mandato de luchar contra la corrupción.

“Queda en evidencia que el presidente no está preparado para conducir la presidencia de la República. No solo debe conocer la Constitución, sino que debe saber que esa facultad que él tiene de designar ministros no es irrestricta, tiene límites. Un presidente tiene como mandato preservar la buena administración”, afirmó Gutiérrez.