Crisis migratoria: Panamá y Colombia permitirán el paso de migrantes hacia EEUU

Colombia y Panamá permitirán el paso controlado y en cuotas, por su frontera común, de miles de personas que buscan llegar hacia Estados Unidos y lo hacen de manera irregular quedando expuestos a los peligros de la selva y el crimen organizado.

En las últimas semanas, un aluvión de migrantes que busca llegar a Estados Unidos arribó a la región del Darién, una zona selvática y pantanosa que se extiende a ambos lados de la frontera entre Colombia, al sur, y Panamá, al norte.

La región se convirtió en las últimas semanas en un “auténtico corredor para la migración irregular” que, desde Sudamérica, busca atravesar América Central y México en su ruta hacia Estados Unidos y Canadá.

En lo que va de año, más de 55.000 migrantes cruzaron el Darién, una cifra equivalente a un tercio de todos los que realizaron esta travesía desde 2013, pese a que deben enfrentar grupos criminales, animales salvajes y ríos caudalosos.

La situación alarmó a las autoridades de Colombia y Panamá, que este mes acordaron encontrar una respuesta concertada a la crisis. La directora de Migración panameña, Samira Gozaine, dijo anoche en conferencia de prensa que ambos Gobiernos llegaron a un acuerdo y precisó que durante agosto su país dejará pasar un máximo diario de 650 migrantes colombianos.

Esta cuota busca dar una salida a la crisis generada en el puerto colombiano de Necoclí, donde, según Gozaine, 15.000 migrantes aguardan por una embarcación que los lleve hasta la frontera con Panamá para atravesar el Darién.

Pese a los peligros del camino, en el numeroso grupo hay menores de edad y mujeres embarazadas. 

Sin embargo, a medida que se alivie la situación de Necoclí, esa cuota descenderá. “A partir del primero de septiembre vamos a recibir 500 (personas) por día de martes a sábado”, agregó Gozaine.

La decisión fue anunciada tras una reunión virtual convocada por Panamá, en la que participaron cancilleres de varios países latinoamericanos como Brasil, México, Chile, Colombia y Costa Rica, además de representantes de Estados Unidos y Canadá.

Panamá y Colombia tratarán de homologar estas cuotas de migrantes con Costa Rica y otros países de la región para que los extranjeros puedan ser atendidos mientras siguen su camino. 

“Muchos de los países hacia el norte han mostrado interés en ser parte de este control migratorio”, consideró por su parte la canciller panameña, Erika Mouynes. “La migración es un fenómeno que no podemos detener, pero sí podemos garantizar que tenga un paso seguro y controlado”, dijo en el mismo evento que Gozaine.

Tras el establecimiento de cuotas, las autoridades colombianas y panameñas estudian posibles rutas por donde pudieran pasar los migrantes evitando el Darién y sus peligros, aunque aún no se informó aún si hay una decisión tomada sobre el trayecto. 

“Ahora que vamos a tener información sobre el momento en que llegan y el número que llegan podemos implementar nuevos mecanismos para, incluso, ir a buscarlos, recibirlos y tratar de darles esa atención oportuna”, declaró Mouynes.

Las autoridades panameñas temen que a este ritmo el número de migrantes pueda llegar a ser hasta “cinco veces más grande que cualquier otro año que hemos tenido”, alertó Gozaine.

El gran flujo amenaza con desbordar los centros de atención instalados por las autoridades panameñas. Los migrantes son en mayoría haitianos, muchos de los cuales inician su trayecto en Chile y Brasil, adonde huyeron tras el devastador terremoto de 2010. 

Según expertos, las leyes migratorias de Chile y el fin de la época dorada de la economía brasileña, tras las obras del Mundial de 2014 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016, impulsaron a los haitianos a tratar de buscar el “sueño americano”.