Crisis migratoria: Honduras, El Salvador, Guatemala y México crean una mesa de diálogo permanente

El objetivo de la “mesa permanente” que crearon los cuatro países en conjunto será atender la emergencia que sufren sus ciudadanos y que quedó a la vista con las multitudinarias caravanas que partieron hacia Estados Unidos. «Es todo un desafío porque tenemos que demostrar en un plazo que hay otra vía y forma de atender el fenómeno migratorio, lo que sería la vía mexicana», sostuvieron funcionarios mexicanos en referencia a que en 45 días el gobierno de Estados Unidos evaluará los avances y en caso de no haberlos reactivará la amenaza arancelaria.

«Hoy conversé con los mandatarios. Pero ya habíamos tenido conversaciones con los embajadores. Tenemos conversaciones todas la semanas, pero ahora se instaló una mesa permanente para atender la emergencia», explicó el canciller mexicano, Marcelo Ebrard desde el Palacio Nacional. La mesa será integrada por Honduras, El Salvador, Guatemala y México.

A pesar de la intención en avanzar con una respuesta, el funcionario admitió que se trata de un tema complejo. Mientras el problema de fondo siga sin resolverse los cuatro países abordarán otros temas consulares como la protección de los migrantes y la gestión fronteriza.

Ebrard explicó que tras la implementación de un «plan especial» con distintas dependencias de gobierno, se avanzó en el despliegue de miles de agentes de la Guardia Nacional en el sur del país, una de las medidas anunciadas para aplazar la amenaza arancelaria de Estados Unidos.

«Podríamos decir que ya estamos en la fase de implementación del plan especial», aseguró, y detalló que este mismo miércoles y en días subsiguientes empezará el despliegue para avanzar «rápidamente».

En un llamado telefónico que mantuvieron los presidentes de México y Estados Unidos, Donald Trump volvió a insistir en la importancia de atender el fenómeno migratorio y el tráfico de drogas.

Ebrard también manifestó que la semana que viene se reunirá con varias agencias de las Naciones Unidas para abordar el fenómeno migratorio, entre estas el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Atribuyó a factores políticos, de inseguridad y económicos -en especial la caída del precio del café- el «exponencial» incremento de migrantes en los últimos meses, desechando así que la política inicial del gobierno de López Obrador de ofrecer tarjetas de visitante por razones humanitarias hubiera incentivado el éxodo.