Crisis en Venezuela: Maduro confirma su apoyo militar y Guaidó llama a una nueva movilización

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, llamó a la Fuerza Armada a mantenerse unida para enfrentar la avanzada de Estados Unidos y del autoproclamado “presidente encargado” Juan Guaidó, quien convocó a nuevas manifestaciones para exigir que los militares desconozcan el gobierno chavista. El mandatario venezolano acusó a Washington de usar a Guaidó como un “títere” para darle un golpe de Estado y el opositor advirtió, a su vez, que el domingo vence el plazo que otorgaron los países europeos para que Maduro convoque a elecciones libres.

Frente a la provocación de la oposición, Maduro comandó maniobras militares en Fuerte Tiuna, mayor complejo militar en Caracas, donde denunció que “mercenarios desertores” buscan desde Colombia fracturar a las Fuerzas Armadas.

“¡Unidad monolítica, moral máxima! Llamo a la Fuerza Armada a una gran renovación, a una gran revolución militar de la moral”, pidió Maduro frente a unos 2.500 soldados.

La oposición había convocado para este miércoles una nueva movilización. “Nos reencontraremos en las calles de manera pacífica para respaldar la apertura del canal humanitario y la ley de amnistía. La ruta es: cese de usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”, expresó Guaidó, jefe del Parlamento de mayoría opositora.

Guaidó recibió esta mañana una llamada telefónica del presidente estadounidense, Donald Trump, quien le expresó su “completo respaldo”, contó el dirigente. Guaidó insiste en ofrecer amnistía a los militares que colaboren con su proyecto y rompan el sostén de Maduro. Desde la cúpula militar calificaron esta promesa como una mentira.

Maduro acusó a Washington de usar a Guaidó como un “títere” para darle un golpe de Estado. Desde el centro del poder político de Estados Unidos llamaron a los militares a apoyar la transición y dejaron abierta la posibilidad de una eventual acción armada en Venezuela. “Todas las opciones están sobre la mesa”, dijeron.

Guaidó también convocó la movilización en respaldo al ingreso de ayuda humanitaria, lo que el gobierno considera una puerta a una intervención militar norteamericana. Washington dijo tener listos 20 millones de dólares para entregar, en alimentos y medicinas, cuya escasez agobia a los venezolanos. Según la ONU, desde 2015, 2,3 millones de venezolanos migraron por la crítica situación económica y social. Maduro atribuye el desabastecimiento a sanciones de Estados Unidos.

“Es probable que parte de esta ayuda humanitaria entre por puerto marítimo y terrestre a través de los países vecinos. (Los militares) van a tener la decisión en sus manos de permitir o no su entrada”, dijo Guaidó esta semana.

Estados Unidos aprobó sanciones contra la estatal petrolera PDVSA -fuente del 96 por ciento de ingresos del país-, y congeló cuentas y activos venezolanos, cuyo control entregó a Guaidó. Ante la tensión en Venezuela, los precios del petróleo subían este miércoles.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) prohibió a Guaidó salir del país y congeló sus cuentas, a solicitud del fiscal general, el chavista Tarek William Saab. El TSJ ordenó una investigación contra Guaidó por “usurpar” las funciones del Presidente, lo que en principio podría llevar a la pérdida de su investidura parlamentaria.

El domingo se cumple el plazo de ocho días dado a Maduro por España, Francia, Alemania, Reino Unido, Holanda y Portugal para que acepte “elecciones libres”. De lo contrario dijeron que reconocerán al opositor como presidente encargado.