Crisis en Paraguay: Abdo Benítez al borde del juicio político por el acuerdo energético con Brasil

Luego de una jornada de rotundo silencio, finalmente el presidente paraguayo Mario Abdo Benítez habló sobre la crisis institucional que atraviesa su gobierno tras la firma del acuerdo con Brasil sobre la distribución de energía de la central hidroeléctrica Itaipú. El mandatario reconoció que el acta firmada con el gobierno de Bolsonaro dejó en un lugar “vulnerable” a su país y destituyó a los funcionarios que llevaron adelante la negociación. Por el acuerdo, que se firmó en mayo en secreto y recién se hizo público la semana pasada, Abdo Benítez fue acusado de “entreguista” y quedó al borde del juicio político.

Este jueves, los gobiernos de Paraguay y Brasil dejaron sin efecto el acta bilateral de compra de energía de la represa de Itaipú firmada por ambos países, que salió a la luz hace una semana y desató una crisis política que amenaza al presidente paraguayo.

La anulación del acta fue firmada en la Cancillería paraguaya, en Asunción, por el nuevo canciller paraguayo, Antonio Rivas, y el embajador brasileño en Paraguay, Carlos Simas Magalhaes. El documento destaca que se decidió delegar «a las instancias técnicas la definición del cronograma de potencia a ser contratada por la estatal paraguaya Ande y la brasileña Electrobras por el período 2019-20122».

La anulación del acuerdo se realizó a horas de que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmara que estaba dispuesto a ayudar a Abdo Benítez en la crisis.

El acuerdo, firmado en mayo, pero divulgado la semana pasada, fue calificado como entreguista por la oposición paraguaya, quienes amenazaron con promover un juicio político contra Abdo Benítez y el vicepresidente, Hugo Velázquez.

Ayer, el Partido Liberal, el mayor de la oposición, anunció su decisión de llevar a cabo el juicio político junto a la presentación de acciones penales ante la Fiscalía contra todos los implicados en ese pacto con Brasil. 

Unas horas después, la coalición Frente Guasú decidió sumarse a esa iniciativa de juicio político contra Abdo Benítez y Velázquez. El Frente Guasú, del senador y expresidente Fernando Lugo, informó que las causales para ese juicio político serán por mal desempeño de funciones, traición a la patria y tráfico de influencias.

El problema de fondo

Según los expertos, el acuerdo hubiese causado un perjuicio superior a 200 millones de dólares para Paraguay.

Las autoridades de ambos países ordenaron que las instancias técnicas retomen las reuniones para definir el cronograma de potencia contratada por la compañía brasileña Eletrobrás y la paraguaya Ande para la distribución de la energía de la hidroeléctrica binacional Itaipú a los dos países en el periodo 2019-2022.

«Paraguay dejó de percibir 75.000 millones de dólares por no vender a precio de mercado su parte de energía a Brasil, desde que empezó a operar la usina en 1984″, explicó el politólogo Miguel Carter, según un cálculo hecho en base a cifras oficiales.

La hidroeléctrica Itaipú, que funciona sobre el caudaloso río limítrofe Paraná, es considerada como la segunda más grande del mundo después de la Tres Gargantas de China. Cuenta con una potencia instalada de 14.000 megavatios y abastece a los estados más ricos de Brasil como Sao Paulo, Río de Janeiro, Paraná y Rio Grande do Sul, entre otros.

Paraguay usa solo el 7% de la energía producida y vende a Eletrobrás todo el excedente que le corresponde.

Los paraguayos consideran que Brasil paga un precio irrisorio por la energía que le vende a su socio y vecino. «Reclamamos el pago a precio de mercado», dijo Ricardo Canese, un especialista en la hidroeléctrica y parlamentario perteneciente al Frente Guasú.