Crisis en la salud: 1200 bebés murieron por falta de incubadoras

En Perú se desató un escándalo nacional de salud porque en lo que va del año murieron 1200 bebés recién nacidos por la falta de ventiladores y equipos para atender adecuadamente a los neonatos. El viceministro de salud pública, Neptalí Santillán Ruiz, se vio obligado a renunciar en medio de la crisis.

Solamente en el hospital Honorio Delgado de la región de Arequipa (en el sur del país) se registraron al menos 63 muertos de recién nacidos. El doctor Mauro Sayritúpac, jefe de neonatología del hospital de Arequipa, denunció que la falta de incubadoras había sido informada al Ministerio
desde 2008 pero que no obtuvieron respuestas.

La comisión de Salud del Congreso acordó solicitar al ministerio de Salud declarar una «emergencia» durante 90 días a fin de solucionar las carencias de equipo y personal en los hospitales. En tanto, la Fiscalía abrió una investigación por “omisión de funciones” a raíz de las muertes.

La legisladora opositora Alejandra Aramayo criticó que los recién nacidos peruanos estén “en peligro por falta de equipos en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales”.

Perú es uno de los países de América Latina con más problemas de muerte neonatal. De acuerdo con cifras del Banco Mundial, el país andino tiene una tasa de siete por cada mil nacidos vivos, superior a otras naciones de la región, según los datos de 2017, los últimos publicados.

En una corta resolución publicada en la gaceta oficial, el presidente Martín Vizcarra aceptó al poco tiempo la renuncia de Santillán Ruiz y le dio «las gracias por los servicios prestados». En reemplazo del viceministro renunciado fue designado el médico Gustavo Rosell.