Crisis en Haití: ya hay tres muertos durante las protestas

Con un nuevo fallecimiento durante el fin de semana, ya suman tres las víctimas fatales en Haití por balas policiales en medio de las manifestaciones de la oposición contra la inflación y en exigencia de la renuncia del presidente de esa nación, Jovenel Möise. El cuarto día de protesta, en el que miles de haitianos se reunieron en el centro de Puerto Príncipe, terminó en tragedia cuando se desencadenaron los enfrentamientos con la Policía, que usó gases lacrimógenos y disparó al aire para dispersar la multitud.

Los manifestantes se movilizaron y paralizaron las actividades en toda la ciudad tras la publicación de un informe sobre la mala gestión del gasto público.»Hace dos años que Jovenel prometió llenar nuestros platos, yo no como mentiras», aseguró Josué Louis-Jeune golpeando una plato de metal con una cuchara. «Este presidente es solo un fanfarrón, debe irse», agregó el manifestante en Puerto Príncipe.

El sábado por la tarde otro joven murió en el marco de las protestas. Delante del hospital donde fue trasladado el cuerpo, la policía disparó al aire balas de plomo para dispersar a otras 200 personas encolerizadas. Previamente, los manifestantes bloquearon autopistas, quemaron vehículos y atacaron negocios, de acuerdo a la versión oficial.

Las protestas comenzaron el jueves pasado con multitudinarias manifestaciones en Puerto Príncipe y otros puntos del país, en rechazo al Gobierno de Moise, quien cumplió dos años en el cargo, en medio de una acuciante crisis política y económica. Las manifestaciones se desarrollaron en Gonaives, Cabo Haitiano, Los Cayos, Jacmel, así como en Puerto Príncipe, en las zonas de Delmas, Petionville, Carrefour, y el centro de la ciudad.

Las protestas se producen después de que el martes el Gobierno declarara una urgencia económica, que implica reducir el costo de los bienes de primera necesidad, incrementar el acceso al crédito de las pequeñas empresas, para intentar paliar la crisis.

Las manifestantes también exigen justicia en las supuestas irregularidades en el programa Petrocaribe, a través del cual Venezuela suministra petróleo a este país a precios blandos.

Haití, el país más pobre de América, atraviesa desde el año pasado por serias dificultades en los planos político, económico y social, agudizadas por las protestas callejeras en contra de la corrupción y la impunidad.

La situación se agravó este año por una fuerte depreciación del gourde y por la crisis de electricidad derivada de la escasez de gasolina, y el país tampoco ha logrado aprobar su presupuesto para este año, de 1.650 millones de dólares, el cual fue rechazado el pasado mes por la Cámara de Diputados tras argumentar que ese no satisface a la cámara.

En ese marco, el Core Group, integrado por el representante especial adjunto del Secretario General de las Naciones Unidas, los embajadores de Alemania, Brasil, Canadá, España, EE.UU., Francia, la Unión Europea y el representante especial de la OEA, llamó a los actores políticos a un diálogo para buscar una solución a la crisis política y económica en la que está inmersa este país.