Nuevas filtraciones salpican a un juez de la Corte

The Intercept avivó el escándalo del Lava Jato. Hasta anoche, las revelaciones involucraban principalmente al exjuez Sergio Moro, actual ministro de Justicia, y a un grupo de fiscales. Pero el nombre de un juez del Supremo Tribunal Federal, Luiz Fux, apareció en una de las conversaciones privadas reveladas ayer por el medio. La nueva filtración muestra lo que sería una conversación del apoyo del ministro del STF a la Operación Lava Jato que llevó tras las rejas al expresidente Lula da Silva, pero también deja al manifiesto la operación que destituyó a la expresidenta Dilma Rousseff.

Los nuevos fragmentos entre Moro y el fiscal encargado de la causa, Deltan Dallagnol, muestran que Fux habría brindado su apoyo para el desarrollo de las investigaciones de la Lava Jato, frente a una posible posición contraria de Teori Zavascki, magistrado relator en el Supremo.

En un apartado de la conversación, el fiscal Dallagnol señala: «dijo que contáramos con él para lo que necesitemos, una vez más», a lo que Moro contestó: «Excelente. En Fux we trust» (En Fux confiamos).

“Solo faltó, como buen carioca, que me invitara a ir a su casa, jaja, pero las señales fueron óptimas; le hablé de la importancia de protegernos como instituciones, en especial en el nuevo Gobierno», indicó Dallagnol en tono ameno durante la conversación.

Aparentemente el fiscal y Moro se referían al Gobierno de Michel Temer (2016-2018) que sucedería al de la expresidenta Dilma Rousseff (2011-2016). Cinco días antes de esta conversación, el 17 de abril de 2016, la Cámara de Representantes abrió a la entonces mandataria un juicio político que pondría fin a su mandato unos meses después, en agosto.

La revelación de los mensajes, transmitidos por Telegram y que llegaron a The Intercept gracias a un «hacker» anónimo que intervino los teléfonos de Moro y de algunos fiscales, ha causado revuelo en Brasil y llevado a la defensa de Lula a reiterar que el exmandatario fue víctima de una «persecución política» y que el juicio en su contra estaba «viciado» y debería ser declarado nulo.

Tras las nuevas revelaciones, Lula tuiteó un video que muestra la fachada del penal de Curitiba y luego lanzó una pregunta a ciudadanos y ciudadanas: “¿Hasta cuándo usted puede soportar una injusticia?”.

Moro, que en 2017 condenó a Lula a nueve años y seis meses de prisión por corrupción tras por la supuesta recepción de un departamento en una playa de Sao Paulo a cambio de favores políticos a la constructora OAS, anunció ayer que comparecerá al Senado el próximo miércoles para esclarecer las acusaciones.