Crisis carcelaria en Ecuador: murieron 43 presos y se fugaron otros 300 en un nuevo motín

El gobierno de Ecuador no encuentra una salida para la crisis carcelaria que atraviesa desde el año pasado. Un nuevo motín dejó este lunes en Santo Domingo al menos 43 internos muertos y una decena de heridos, en tanto que se fugaron otros 100 reclusos. Con este sangriento episodio, suman 400 los muertos en las prisiones ecuatorianas desde febrero de 2021.

Todo comenzó la madrugada del lunes, cuando la banda Los Lobos agredió y eliminó a unos cuarenta integrantes de una facción denominada “R7” en la cárcel de Bellavista.

De acuerdo al Ministerio del Interior, la mayoría de las víctimas fue asesinadas con armas blancas, y el Gobierno anunció un operativo de requisas intensas, identificación de cabecillas para trasladarlos a la cárcel de La Roca, en Guayaquil, además de un censo en este centro carcelario.

El comandante General de la Policía, Fausto Salinas, atribuyó la responsabilidad del amotinamiento a un preso identificado con el alias de Anchundia, cabecilla del grupo R7, que había sido trasladado desde el penal de El Turi, en Cuenca.

“Por un habeas corpus fue enviado a la cárcel de Santo Domingo. La presencia de esta persona en esa cárcel genera pugna y violencia”, manifestó Salinas, que señaló que su grupo está enfrentado a otra banda llamada Los Lobos.

Qué dijo Lasso

Desde Israel, a donde llegó para una visita centrada en cuestiones de seguridad y cooperación comercial, el presidente Guillermo Lasso se solidarizó con las víctimas de los enfrentamientos.

“Mi más sentido pésame a los familiares y seres queridos de los fallecidos en el amotinamiento en la cárcel de Sto. Domingo. Este es un lamentable resultado de la violencia entre bandas. El ministro del Interior está a cargo de los operativos para recuperar la paz”, escribió temprano.

Horas después, agregó: “Recuperamos el control dentro del Centro de Rehabilitación Social de Sto. Domingo gracias al trabajo conjunto de la Policía y las Fuerzas Armadas. Nuestro compromiso es y siempre será la seguridad de los ecuatorianos”.

Tampoco el vice Alfredo Borrero está en el país, porque viajó a Costa Rica para asistir a la toma de mando de Rodrigo Chávez.

En contexto

A comienzos de abril un motín en la cárcel de El Turi había dejado 20 muertos y obligado al Ejecutivo a movilizar 800 efectivos militares y policiales a la ciudad sureña andina de Cuenca.

En esa misma cárcel, en febrero, otro motín dejó 34 reclusos asesinados, la mayoría de ellos decapitados y desmembrados.

Motines y choques de bandas dejaron en el país el año pasado un total de 331 muertos y empujaron al gobierno a dictar el estado de excepción.

En febrero, la administración de Lasso anunció un plan para atender la cuestión carcelaria, que incluía la inversión de 27 millones de dólares en la rehabilitación de presos e indultos para los reos que hayan cumplido el 40% de la condena.

Con 65 prisiones con capacidad total para unas 30.000 personas, en Ecuador hay actualmente unos 39.000 reclusos, de los cuales 15.000 aún no tienen sentencia.

Hace apenas unos días, Lasso además renovó por decreto las cúpulas policial y militar, en medio del estado de excepción dispuesto para tres provincias para combatir al crimen organizado.