Crimen de Marielle: detuvieron a dos expolicías, uno residía en el mismo complejo que Bolsonaro

En un paso decisivo para la investigación sobre el crimen de Marielle Franco, las autoridades brasileñas arrestaron este martes a dos exmiembros de la Policía Militar acusados formalmente de haber sido los autores del asesinato de la concejala y militante por los derechos humanos. La detención de Ronnie Lessa y Elcio Viera de Queiroz está vinculada en dos aspectos con el presidente Jair Bolsonaro: Lessa vive en el mismo predio donde vivió el mandatario antes de asumir y, de acuerdo al comisario del caso, el hijo del ultraderechista fue novio de la hija de uno de los dos imputados. “Más importante que arrestar a mercenarios es responder quien la mandó a matar”, resaltó la viuda de Franco al enterarse de la noticia.

A casi un año del tiroteo que sufrió Franco en la Favela de Río de Janeiro, los fiscales determinaron que había pruebas suficientes para detener a Lessa, quien se cree fue el ejecutor de los disparos, y a Vieira de Quiroz, identificado como el conductor del automóvil que interceptó al de Marielle en la noche del 14 de marzo del año pasado en el centro carioca. La Fiscalía presentó una denuncia formal contra los dos sospechosos por el crimen de “homicidio doblemente calificado” tras concluir que actuaron motivados por su odio a personalidades de izquierda, pero aclaró que la investigación continúa para intentar identificar otros posibles autores y si hubo inductores.

“Las investigaciones y todas las pruebas nos autorizan a imputar a los dos denunciados y a decir que el motivo fue la repulsión de uno de los acusados a la actuación política de Marielle en defensa de las causas de las minorías, de las mujeres negras y de los homosexuales”, afirmó en rueda de prensa la fiscal Simone Sibilio. Las autoridades todavía no determinaron si Lessa, que planificó el asesinato durante tres meses, actuó por cuenta propia o cumpliendo una orden, lo que será investigado en una segunda etapa.

“Las investigaciones concluyeron, por medio de diversas pruebas, que el sargento retirado de la Policía Militar (PM) Ronnie Lessa, de 48 años, fue el autor de los trece disparos, y Elcio Vieira de Queiroz, de 46, expulsado del cuerpo por razones desconocidas, conducía el Chevrolet Cobalt plateado desde el que atacaron a Franco, quien se hallaba en otro auto en movimiento.

La concejal negra y bisexual, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL, izquierda), nacida y crecida en el complejo de favelas de la Maré, se destacaba por su defensa de las minorías y las denuncias contra la violencia policial en esas empobrecidas comunidades donde vive un cuarto de la población de la ciudad. Fue asesinada a tiros junto al conductor del vehículo en el que viajaba, Anderson Gomes, tras participar en un acto político-cultural.

El caso, que conmocionó a Brasil, ahora revela conexiones indirectas con el actual mandatario. El exsargento Lessa vive en el mismo condominio donde Bolsonaro tiene residencia, en la Barra da Tijuca, en la Zona Oeste de Río. Además el comisario a cargo del caso develó a la prensa que uno de los hijos de Bolsonaro fue novio de la hija de uno de los acusados, del que no trascendió el hombre pero los medios locales identifican como Lessa.

La investigación apunta a que Lessa hizo investigaciones en internet sobre lugares que la concejal frecuentaba. El ex policía también habría hecho investigaciones sobre el entonces interventor en la seguridad pública de Río, general Braga Netto. Lessa también hacía investigaciones en internet sobre la metralladora MP5, que pudo haber sido usada en el crimen.

La operación que acabó con la vida de Franco llevaba el nombre de “Lume”, en referencia a una plaza en el centro de Río, conocida como Buraco do Lume, donde Marielle desarrollaba un proyecto llamado Lumen Feminista. En el lugar, ella también solía reunirse con otros defensores de los Derechos Humanos e integrantes del PSOL.

“Es obvio que es un paso muy importante y hace que la gente tenga nuevamente esperanza de que esa investigación esté caminando. Pero un año es un tiempo demasiado largo para una respuesta que no es lo que la gente busca “, resaltó la viuda de Franco, la arquitecta
Mónica Benicio. Para la mujer, sería más importante determinar quién o quiénes fueron los que enviaron la orden de asesinarla.