Crece la tensión en Bolivia: siguen las protestas y Áñez denuncia a Evo Morales por “genocidio”

Las manifestaciones y los cortes de ruta en Bolivia contra la postergación de las elecciones cumplieron este martes nueve días ininterrumpidos, luego de que fracasaran los intentos de diálogo entre el Gobierno y las organizaciones sociales. En ese marco, la Fiscalía de La Paz admitió una denuncia contra el expresidente boliviano Evo Morales y sus dos candidatos a la presidencia y vicepresidencia por los delitos de “terrorismo y genocidio”

Ciudadanos bolivianos denunciaron actos de represión de la Policía enviada por la autoproclamada presidenta interina Jeanine Áñez. Varios manifestantes desplegados en las ciudades de El Alto, Cochabamba y La Paz, aseguraron que fueron golpeados y que recibieron gases lacrimógenos por los efectivos. Recientemente, Morales advirtió que el Gobierno de facto envía grupos armados para atacar a la población que reclama el restablecimiento del hilo Constitucional en Bolivia.

Este martes, el exmandatario hizo un llamado a sus fuerzas políticas para que luchen  o por la renuncia de Áñez o por la celebración en breve de las elecciones generales.

‘Los dirigentes y las bases sociales movilizados deben optar responsablemente entre la renuncia de (la presidenta Jeanine) Áñez, que postergará aún más nuestro retorno a la democracia, o elecciones prontas con la garantía de las Naciones Unidas’, escribió el político en Twitter.

‘Bolivia vive momentos difíciles’, destacó el exjefe de Estado exiliado en Argentina semanas después del golpe de Estado que lo obligó a renunciar en noviembre del año pasado.

El foco de las protestas

Los puntos de bloqueo se mantuvieron en regiones donde la tensión es más notoria como Cochabamba, en el centro del país, en lugares estratégicos que conectan con Santa Cruz, la mayor ciudad de Bolivia y capital financiera del país, o La Paz, sede del Gobierno y el Parlamento bolivianos. Cientos de manifestantes se concentraron en la ruta hacia La Paz para exigir que las elecciones se realicen el 6 de septiembre y no el 18 de octubre.

En algunos sectores como el sur de la ciudad de Cochabamba, una de las mayores del país, se vieron manifestantes en motocicletas, en respuesta al grupo denominado Resistencia Juvenil Cochala, que el domingo intervino en motos un punto de bloqueo para liberar el tránsito de vehículos.

En la ciudad de El Alto, vecina de La Paz y la segunda mayor del país, también hubo manifestaciones como las convocadas por los sindicatos de gremiales o vendedores de mercados y puestos callejeros, que terminaron por realizar una concentración en el límite entre ambas ciudades.

Los cortes se mantuvieron en conexiones de este departamento con Oruro en el altiplano, lo que afectó al transporte internacional y las conexiones terrestres con Chile, según medios bolivianos.

Los discursos en algunos mitines improvisados, en los que intervinieron oradores en idioma quechua, cuestionaron los señalamientos de “terroristas” o “narcoterroristas” que hacen autoridades del Gobierno transitorio contra los movilizados.

Los choques por el paso de los camiones con oxígeno

Añez alega que los movimientos sociales están impidiendo con sus protestas el paso de ambulancias y camiones de oxígeno, sumamente importantes para luchar contra el coronavirus, en un país que acumula 3.640 fallecidos y 89.999 casos de Covid-19.

Los manifestantes desmintieron las acusaciones y publicaron fotos que acreditan su postura ante los camiones, pero así y todo el gobierno de Añez ordenó a los militares que escolten una caravana de camiones de oxígeno.

La caravana partió desde Santa Cruz, la mayor ciudad del país, junto a la Cruz Roja Internacional, para trasladar 66 toneladas de oxígeno medicinal hacia los departamentos de La Paz, donde está previsto que llegue en dos días, Cochabamba y Oruro. Morales advirtió que la decisión era “una provocación a la violencia”.

La denuncia contra Morales por “terrorismo y genocidio”

Precisamente este martes, la Fiscalía de La Paz admitió que el gobierno de Áñez interpuso una denuncia contra Morales y sus dos candidatos a la presidencia y vicepresidencia por “genocidio” por considerarlos responsables de los cortes de rutas iniciados hace una semana.

El fiscal de La Paz, Marco Antonio Cossío, informó este lunes que se admitió la denuncia contra 12 personas, incluidos el dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), Carlos Huarachi, el expresidente Evo Morales y los candidatos de su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce y David Choquehuanca.

El gobierno de la presidenta interina Jeanine Áñez acusó a Huarachi de ordenar los cortes. La acusación gubernamental contra Morales, Arce, Choquehuanca, Huarachi y ocho personas más son por los delitos de “terrorismo, genocidio, delitos contra la salud”, agregó el fiscal Alexis Vilela.

Cossío indicó que esas personas van a ser citadas en los próximos días y tendrán que presentar sus descargos. “Veremos las acciones que vamos a asumir como Fiscalía”, añadió. 

Respecto a Morales, refugiado en Argentina desde diciembre pasado tras dimitir por una fuerte convulsión social, no precisó qué camino seguirán para obtener sus declaraciones.