Costa Rica lanza al espacio el radar “más avanzado de su clase”

Costa Rica inauguró un potente radar capaz de detectar objetos de hasta 2 centímetros transitando en la órbita baja de la Tierra y que son una amenaza para la seguridad de aviones y satélites. El instrumento fue desarrollado por la firma de Sillicon Valley LeoLabs y su socia local Ad Astra. Está localizado en el poblado de Filadelfia de Carrillo, provincia de Guanacaste, unos 200 km al noroeste de San José. El monto de inversión no fue revelado.

“A sólo nueve meses del inicio de los trabajos en Costa Rica es muy gratificante anunciar el estado totalmente operacional del radar espacial comercial más avanzado de su clase en cualquier lugar del planeta”, dijo a la prensa Dan Ceperley, cofundador y director ejecutivo de LeoLabs. De la inauguración participó el presidente del país, Carlos Alvarado. 

El Radar Espacial Costa Rica, como fue bautizado, tiene “la habilidad sin precedentes de dar seguimiento a objetos, incluidos satélites activos y desechos orbitales de hasta 2 centímetros, que representan la mayoría de los riesgos” en la órbita baja de la Tierra (LEO, por sus siglas en inglés), informó el gobierno.

“Estos riesgos son de vital importancia para toda la base de clientes de LeoLabs, incluyendo operadores de satélites, agencias reguladoras y del espacio, empresas aseguradoras y la comunidad científica”, señaló por su parte la firma en un comunicado. 

El exastronauta de la NASA y cofundador de LeoLabs, Edward Lu, explicó que cada servicio que proveen, “entre ellos la prevención de colisiones o el seguimiento a lanzamientos tempranos, se beneficia de los datos adicionales que están fluyendo desde el Radar Espacial Costa Rica”.

El aparato permite cubrir la órbita de la Tierra cerca de la línea ecuatorial, aprovechando la localización del país.

“En combinación con nuestros otros radares, el Radar Espacial Costa Rica expande nuestra capacidad para suministrar un mapa en tiempo real de más objetos que se encuentran en la LEO (…) Esta es una contribución importante a la sostenibilidad del espacio y a la seguridad de los vuelos”, agregó Lu.

“Es exactamente el tipo de proyecto que facilitará el desarrollo científico, empoderará a los jóvenes y mejorará la seguridad de los vuelos espaciales”, dijo por su parte el astronauta costarricense Franklin Chang-Díaz, líder de Ad Astra, la otra firma participante en el proyecto.