Coronavirus: se dispararon los casos y Panamá da marcha atrás con la relajación de la cuarentena

El gobierno panameño dejó sin efecto en algunas regiones la flexibilización de las restricciones a la movilidad de personas puestas en vigencia la semana pasada, después de que la cantidad de casos confirmados de coronavirus en el país superara la barrera de los 16.000. Vuelve la cuarentena según género, cuestionada por la comunidad trans.

El Ministerio de Salud anunció que desde este lunes vuelven a estar vigentes las severas restricciones a la movilidad de personas en las provincias de Panamá -donde está la capital- y la vecina Panamá Oeste, donde se registró la mayor cantidad de contagios.

Panamá había flexibilizado el movimiento el lunes pasado. Hasta entonces y desde el 25 de marzo, las personas sólo podían salir a la calle durante dos horas y algunos días de la semana, según su género y el número final del documento de identidad. Esa medida fue cuestionada por el colectivo LGBTI panameño, que denunciaron que la decisión los discrimina y advierten por las detenciones y agresiones que podrían sufrir por su identidad de género no binaria.

“A partir de este lunes 8 de junio se retornará a la medida de restricción de movilidad por horarios de acuerdo al sexo y número de cédula en las provincias de Panamá y Panamá Oeste como previamente estaba establecido”, anunció la directora regional de Salud, Nadja Porcell. El regreso al confinamiento, según Porcell, se debe al aumento de casos por covid-19 en los últimos días y por el incumplimiento de las medidas de prevención, como llevar mascarillas y evitar las aglomeraciones en los comercios y el transporte público.

Panamá presenta 393 fallecidos y más de 16.000 contagiados por el nuevo coronavirus, los peores registros de Centroamérica. La cifra se disparó desde el lunes, con 42 muertos y más de 2.500 infectados en seis días. “El sistema de salud no ha colapsado, pero de continuarse con el comportamiento observado durante esta semana con el incremento de número de casos, podría agotarse la disponibilidad de recursos esenciales para la atención de la población” como ventiladores, camas en los hospitales o personal médico, advirtió Porcell.

Pese a la nueva disposición, los sectores económicos reabiertos hasta la fecha seguirán sus actividades. Además de la construcción, la minería no metálica y la industria, también reiniciaron operaciones la pesca industrial, las tiendas de repuestos, talleres y servicios técnicos.