Coronavirus: Nicaragua aplicará vacunas cubanas a niños y adolescentes

El Gobierno de Nicaragua informó que aplicará las vacunas cubanas Abdala y Soberana 02 a niños de dos años en adelante y a adolescentes hasta los 17 años de edad. En total, 2,1 millones de personas, un 32,3 % de la población total del país centroamericano recibirían las vacunas producidas en el Instituto Finlay de vacunas. 

El país comenzará a administrar esas vacunas cubanas a partir del 20 de octubre próximo, cuando está previsto arribe el primer lote. Previamente, el Ministerio de Salud de Nicaragua había avalado su uso de emergencia para que se administren hasta tres dosis. 

Nicaragua se suma así a otros países que ya usan fórmulas cubanas contra el coronavirus tales como Irán, Venezuela y Vietnam.

Abdala, desarrollada por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, mostró una eficacia del 92,2 % en los ensayos clínicos, y tiene un esquema de administración intramuscular de tres dosis en 28 días.

En tanto que Soberana 02, una vacuna conjugada de subunidad que combina el antígeno del virus y el toxoide tetánico para estimular la respuesta del sistema inmune, tiene una eficacia fue del 91,2 % al combinar dos dosis propias y una de refuerzo de Soberana Plus.

El Gobierno había anunciado que tenía como meta vacunar a 2,8 millones de personas de 30 años en adelante, de un total de 6,5 millones de nicaragüenses, es decir el 43,8 % de la población total.

El jueves pasado anunció, sin embargo, que vacunarán contra la covid-19 a embarazadas y a niños mayores de 12 años que tengan enfermedades crónicas, quienes serán inoculados con la fórmula Pfizer, que el país espera para el 11 de octubre próximo.

La pandemia dejó 204 muertes por covid-19 y 14.251 casos confirmados en 18 meses, según el Ministerio de Salud.

Por su parte, la red de médicos del independiente Observatorio Ciudadano Covid-19 registró 5.551 fallecimientos por neumonía y otros síntomas relacionados con el nuevo coronavirus, así como 29.481 casos sospechosos de contagio, datos que no son reconocidos por las autoridades.