Conmoción en Perú por la inminente liberación del dictador Alberto Fujimori

El Tribunal Constitucional (TC) de Perú determinó que el indulto humanitario concedido en 2017 al dictador Alberto Fujimori es válido, por lo que el exjefe de Estado debería ser excarcelado en las próximas horas. Tras la noticia, se organizaron masivas manifestaciones en contra de la resolución judicial que libera al expresidente condenado por delitos de lesa humanidad. El gobierno de Pedro Castillo ya adelantó que recurrirá a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) para anular la sentencia.

El tribunal declaró “fundado” el recurso que había presentado la defensa de Fujimori contra la sentencia que anuló el indulto humanitario que en diciembre de 2017 le concedió el entonces mandatario Pedro Pablo Kuczynski, como parte de un acuerdo legislativo para evitar ser destituido del cargo.

(Cris BOURONCLE / AFP)

«La crisis institucional a la cual me referí en mi mensaje al Congreso (del martes) se refleja en la última decisión del Tribunal Constitucional; los órganos de justicia internacional a los que el Perú está adscrito y el estado de derecho deberán cautelar el ejercicio efectivo de la justicia para el pueblo«, escribió en su cuenta de la red Twitter el presidente Pedro Castillo.

Según la estatal agencia Andina y el diario La República, los seis integrantes del TC votaron divididos en tres, y el magistrado Augusto Ferrero -titular del cuerpo- usó su voto de desempate a favor del expresidente, de 83 años y quien cumple una condena de 25 años de cárcel por los crímenes de La Cantuta y Barrios Altos.

El hábeas corpus había sido interpuesto por el abogado Gregorio Parco Alarcón contra la resolución de la Corte Suprema de dejar sin efecto el beneficio de la Navidad de 2017, que, según la prensa, fue producto de un acuerdo entre Kuczynski y Kenji Fujimori, uno de los hijos del encarcelado exmandatario y entonces miembro del Congreso unicameral.

El indulto había sido anulado en octubre del 2018, por decisión de la Corte que, además, pidió su captura inmediata y posterior encarcelamiento.

(Cris BOURONCLE / AFP)

La Corte argumentó entonces que las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta tenían resoluciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) y no se adecuaban a las condiciones de un indulto humanitario porque se trataba de crímenes de lesa humanidad.

Familiares de las víctimas de Barrios Altos y La Cantuta habían presentado una solicitud para que la Corte IDH adoptara “medidas provisionales” para que el TC no validara el indulto.

El documento fue enviado anoche por las varias organizaciones defensoras de los derechos humanos que los representan, entre ellos CEJIL, la Coordinadora de Derechos Humanos Aprodeh, IDL, Comisedh y Fedepaz.

Fujimori y las esterilizaciones forzadas

Fujimori sufre reiteradas dolencias que motivaron ya varias internaciones. Recurrentemente padece problemas respiratorios y neurológicos (parálisis facial) e hipertensión.

Su última internación fue el 3 de este mes, en coincidencia con el inicio de un nuevo juicio en su contra, esta vez por las esterilizaciones forzadas a miles de mujeres entre 1996 y 2001.

En esa causa, Fujimori y los exministros Eduardo Young, Marino Costa y Alejandro Aguinaga están imputados como presuntos autores de «la comisión del delito contra la vida, el cuerpo y la salud, lesiones graves seguidas de muerte en un contexto grave de violación de derechos humanos”.

Justamente la Asociación de Mujeres Peruanas Afectadas por las Esterilizaciones Forzadas (Ampaef) fue una de las primeras organizaciones en cuestionar el fallo: «Para nosotras este indulto es ilegal, impunidad total. Fujimori es responsable de las esterilizaciones forzadas, crimen de lesa humanidad», expresó en un tuit.