Conflicto en las Islas Galápagos: China prohibió temporalmente la pesca y la Asamblea de Ecuador condenó los buques ilegales

Después de que el gobierno ecuatoriano denunciara la presencia de unas 260 embarcaciones chinas en los alrededores de las islas y tras el conflicto diplomático desatado, Pekin anunció una veda de pesca en la reserva marina. Al mismo tiempo, la Asamblea Nacional de Ecuador condenó la actividad no declarada de buques extranjeros en la zona.

Ecuador expresó a fines julio su “malestar” a Pekín y solicitó que las más de 260 embarcaciones se mantengan alejadas de esta zona protegida. En un principio, China se había quejado por las acusaciones pero ahora decidió “prohibir la pesca de profundidad al oeste de la reserva de las islas Galápagos de septiembre a noviembre de este año”, según indicó Wang Wenbin, vocero del ministerio de Relaciones Exteriores de Pekín.

Esta medida “contribuirá a la protección de los recursos pesqueros de la región” y fue “apreciada” por Ecuador, aseguró Wang Wenbin en una conferencia de prensa.

El mismo día, el Congreso ecuatoriano rechazó esas actividades a través de una resolución, que reunió el voto de 126 parlamentarios. Allí, dejaron en claro que la cercanía de las flotas a la Reserva Marina de las Islas, patrimonio natural de la humanidad, atenta contra especies en peligro de extinción y toda la biodiversidad marina presente en el área.

Según indicaron algunos legisladores, la pesca ilegal y descontrolada implica captura de especies de manera masiva, lo cual agota poblaciones de peces y daña su hábitat. La reserva marina de las Galápagos cuenta con más de 2.900 especies diferentes y un santuario de una extensión 38.000 km2,.

La resolución también condena la “tardía actuación diplomática y política de las autoridades nacionales”, para investigar la presencia de los buques extranjeros cerca de Galápagos.