Confirman que Dilan Cruz murió por un disparo de escopeta, compatible con las de la policía colombiana

El Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Colombia confirmó que el adolescente de 18 años, asesinado por el escuadrón antidisturbios de la Policía colombiana durante las protestas del fin de semana, recibió un disparo de arma fuego, compatible con una escopeta. Los forenses confirmaron que la muerte del joven fue violenta y la calificaron de “homicidio”, perpetrado en este caso por las fuerzas de seguridad.

Dilan Cruz  murió el día en el que debía haber recibido su título de bachiller. Fue asesinado mediante un disparo de proyectil Bean bag, un cartucho de carga múltiple envuelto en una bolsa de tela que contiene múltiples perdigones de plomo y es disparada por una escopeta calibre 12.

Ese armamento es de uso común entre los miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), el mismo que intervino para dispersar la protesta pacífica de la que participaba Dilan el sábado en una avenida céntrica de Bogotá.

El caso de Dilan Cruz se convirtió en un símbolo de la lucha popular que comenzó la semana pasada en Colombia en contra de la política del presidente Iván Duque.

Los sindicatos y movimientos sociales que lideran las protestas hicieron múltiples homenajes a la víctima y exigieron la disolución del Esmad, al que acusan de asesinato, una hipótesis que ahora encuentra mayor sustento con los resultados de la autopsia.

La directora de Medicina Legal de Colombia, Claudia García, entregó hoy el dictamen sobre la muerte del estudiante y dijo que la necropsia se hizo el 26 de noviembre con un «equipo interdisciplinario conformado por médicos especialistas forenses, médicos patólogos y balísticos».

Una de las conclusiones de la necropsia es que el elemento que golpeó a Dilan no fue manipulado y provino de un arma que es usada por el Esmad en este tipo de procedimientos.

«Los hallazgos de necropsia permiten afirmar que la muerte del joven es secundaria al trauma craneo-encefálico penetrante, ocasionado por munición de impacto, disparado por arma de fuego», explicó.

El golpe, aseguró García, le ocasionó a Dilan unos «severos e irreversibles daños a nivel de encéfalo». Para la especialista, los hallazgos en la investigación permiten establecer que la muerte de Dilan fue una muerte «violenta, homicidio».