Condenaron en Colombia a siete militares por violar a una niña de 12

Un tribunal de la ciudad de Pereira, en Colombia, confirmó en segunda instancia la condena contra siete soldados del Ejército Nacional por violar a una niña indígena de 12 años, confirmó la Fiscalía General. “Llegaron otros, eran nueve, solo le vi la cara a tres porque estaba oscuro, uno me tapó la boca para que no gritara, me dijeron que era un secreto, que no dijera nada“, contó la niña sobre el dramático hecho que ocurrió el año pasado.

Seis de los soldados fueron condenados a 16 años de prisión por el delito de “acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado”, mientras que el restante recibió ocho años de cárcel en calidad de cómplice.

“En el fallo de segunda instancia se indica que no hubo violación del debido proceso y que al haber un allanamiento de cargos, debidamente avalado por la judicatura, no existe una controversia en el delito imputado, como alegaba la defensa de los hoy condenados”, refirió el organismo en un comunicado.

Fiscales del Grupo de Trabajo Nacional de Género realizaron más de 160 investigaciones que permitieron establecer la participación de los soldados en la agresión sexual contra la menor de la comunidad indígena Embera.

Los soldados acusados son Juan Camilo Morales Provea, Yair Stiven Gonzáles, Juan David Guaidia, José Luis Holguín, Óscar Eduardo Gil, Deyson Andrés Isaza y Luis Fernando Mangareth, quien actuó como cómplice.

Los hechos por los que fueron condenados ocurrieron el 21 de junio de 2020 en el destacamento de Santa Cecilia, en el municipio de Pueblo Rico.

El caso

Cuando hizo la denuncia, la víctima del ataque contó que la agresión sexual ocurrió después de las 6:00 de la tarde, cuando se dirigía a su casa. Ella acudió al llamado de un soldado, que inmediatamente comenzó a tocarla y fue quien dio pie a la violación múltiple.

“Llegaron otros, eran nueve, solo le vi la cara a tres porque estaba oscuro, uno me tapó la boca para que no gritara, me dijeron que era un secreto, que no dijera nada“, dijo la niña en el testimonio.

A mediados del año pasado, los soldados acusados se declararon culpables del crimen. El médico forense de Medicina Legal, Campo Elías Ochoa, que atendió a la niña, confirmó que fue víctima de una violación múltiple.

Tras conocerse el hecho, la comunidad indígena se pronunció para solidarizarse con la pequeña y destacar que esa violación también constituía “una agresión para todo el pueblo Embera Katío”.