Condenaron a los asesinos de Víctor Jara

Chile

La Justicia chilena sentenció a 15 años de prisión a ocho miembros del ejército que participaron en el secuestro y asesinato del músico y escritor Víctor Jara. Un oficial que encubrió su homicidio fue sentenciado también a cinco años de prisión. La condena incluyó el asesinato del entonces director general de Servicio de Prisiones y militante del Partido comunista, Littré Quiroga.

El Poder Judicial de Chile condenó a nueve miembros del ejército por el homicidio del cantautor Víctor Jara, asesinado el 15 de septiembre de 1973. Su crimen había sido perpetrado días después del golpe militar del dictador Augusto Pinochet al presidente socialista Salvador Allende.

Después de años sin una sentencia firme, el fiscal Miguel Vásquez resolvió la captura de Hugo Sánchez Marmonti, Raúl Jofré González, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Haase Mazzei, Ernesto Bethke Wulf, Juan Jara Quintana, Hernán Chacón Soto y Patricio Vásquez Donoso y los condenó a 15 años y un día de prisión por su responsabilidad como autores del homicidio de Jara y del entonces director general de Servicio de Prisiones y militante del Partido comunista, Littré Quiroga.

El oficial Rolando Meno fue condenado a cinco años y un día de prisión por su responsabilidad en encubrir ambos homicidios, como también a 61 días de prisión por encubrir los secuestros.

Lámina informativa sobre homicidios de Víctor Jara y Littre Quiroga pic.twitter.com/zykAx5onzm

— Poder Judicial Chile (@PJudicialChile) July 3, 2018
Los militares detuvieron a Jara en el Estadio de Chile (recinto que hoy lleva su nombre) junto a miles de militantes y simpatizantes del gobierno de Allende en la Universidad Técnica del Estado, donde ejercía de profesor. Los cuerpos de Víctor y de Littré fueron hallados el 16 de septiembre, junto a otros cuatro cadáveres cerca del Cementerio Metropolitano de Santiago.

Vásquez acreditó que el 11 de septiembre de 1973 miembros del ejército ocuparon la universidad y detuvieron a un gran número de docentes, alumnos y personal administrativo. En su resolución, destacó que estas personas «fueron mantenidas en el suelo con las manos en la nuca y luego trasladadas en diversos buses hasta el entonces Estadio Chile, encontrándose, entre los docentes aprehendidos, el cantante popular, profesor e investigador de dicha Universidad, Víctor Lidio Jara Martínez”.

La sentencia indica, a su vez, que los 44 impactos de bala que recibió el cantante chileno correspondían a proyectiles 9,23 milímetros, que corresponde al armamento que era utilizado por los Oficiales del Ejército que se encontraban en el lugar.

Pese a que los prisioneros intentaron ocultar la identidad del artista para evitar un ensañamiento contra Jara, uno de los militares lo identificó. Desde ese momento y durante cuatro días, el artista fue sometido a intensas torturas. En ese recinto escribió su último poema, que compañeros detenidos escondieron y dieron a conocer años más tarde.