Condenaron a cadena perpetua a un exdictador peruano de 100 años en Italia

La Justicia italiana condenó a cadena perpetua al exdictador peruano Francisco Morales Bermúdez, acusado por la desaparición de ciudadanos italianos a través del Plan Cóndor, la campaña de represión política y terrorismo de Estado respaldada por Estados Unidos que se instaló en Sudamérica en los años 70.

El general Morales Bermúdez, que en octubre pasado cumplió 100 años, fue presidente de facto de Perú entre 1975 y 1980, en la conocida como «segunda fase» de la dictadura militar iniciada en 1968.

Aún se esperan otros resultados de pedidos de extradición de siete torturadores y el Tribunal Supremo podría abrir otros juicios en Italia.

Mientras tanto, los familiares de los desaparecidos continúan con su «carrera contra el tiempo, para que todos los culpables acaben sus días en prisión», explicaron los abogados Arturo Salerni y Mario Angelelli, defensores de los ciudadanos italianos asesinados en el contexto del Plan Cóndor.

El siguiente paso se refiere a la solicitud de extradición de todos los condenados en rebeldía tras el resultado de las primeras sentencias del Tribunal Supremo de julio pasado, cuando más de 20 personas fueron alcanzadas por la condena de cadena perpetua.

Entre los imputados -hay ocho que son acusados por el homicidio agravado múltiple de 23 víctimas italianas por la represión– se encuentran Luis García Meza Tejada (exdictador de Bolivia), Luis Arce Gómez (exministro del Interior de Bolivia), Juan Carlos Blanco (Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay), Jerónimo Hernán Ramírez (militar de Chile) y Valderrama Ahumada (excoronel del Ejército de Chile).

«Hasta ahora han escapado a las sentencias con la muerte», comentó Salerni, recordando que fallecieron algunos de los acusados, por ejemplo Germán Ruiz Figueroa (exjefe del Ejército peruano) y Pedro Richter Prada (ex primer ministro de Perú).

Italia y el Plan Cóndor 

Italia empezó a investigar hace dos décadas el asesinato y desaparición de ítalo-latinoamericanos en el Plan Cóndor y en 2007 pidió el arresto de un total de 146 militares integrantes de los sistemas de gobierno de facto que en su día estuvieron vigentes en la Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Perú, Paraguay y Uruguay.