Con un “súper lunes”, arrancó una nueva semana de protestas en Chile

Con barricadas en varios barrios de Santiago de Chile se inició hoy el «súper lunes» de marchas y concentraciones callejeras en todo el país con las que los manifestantes chilenos exigen cambios económicos e institucionales. La ola de protestas se extiende desde el 17 de octubre pasado cuando el presidente Sebastián Piñera quiso aumentar el boleto de metro. La represión en manos de carabineros y militares dejó un saldo de 23 muertos y miles de detenidos y heridos.

Las congestiones de tránsito y desvíos en los servicio de transporte por los piquetes, que también se realizaron en Valparaíso y Viña del Mar, se suman a una caravana de taxistas que desde tres puntos de encuentro en Santiago se desplazaron hacia el centro para exigir la renuncia de la ministra de Transportes, Gloria Hutt.

Las protestas, que arrancaron a mediados de octubre por la suba del transporte público y ahora además reclaman una nueva Constitución, incluyeron una concentración en la plaza de los Tribunales de Justicia, frente a la antigua sede del Congreso, donde los manifestantes les pidieron a los legisladores que abandonen el tratamiento de proyectos que «sólo apuntan a profundizar las desigualdades».

La presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa, aseguró que los afiliados a ese sindicato tienen claro que «en la medida en que no haya presión, hay una agenda del Gobierno que va a seguir avanzando» y está «en las antípodas de las demandas que el pueblo chileno está exigiendo en las calles».

La vocera de la Coordinadora No+AFP (grupo que rechaza el sistema de capitalización que manejan las administradoras privadas de fondos de jubilación), Carolina Espinoza, sostuvo que «el Gobierno le pone el acelerador a una batería de proyectos, todos contrarios a derechos y profundizando las políticas neoliberales».

Las dirigentes destacaron también que permanecerán activos los más de 300 «cabildos» abiertos en todo el país, en los que aseguraron que participaron más de 10.000 personas en 73 comunas.

Esos «cabildos» son «muy distintos de los diálogos ciudadanos que realiza el Gobierno de Sebastián Piñera, eligiendo a dedo a los participantes». “Nacieron de la idea de que este estallido social que vive el país sólo se puede solucionar con mayor democratización», dijo la presidente de la CUT.

Mientras crece la demanda por una nueva Constitución que reemplaza la instaurada en 1980 por la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990), en el oficialismo hay voces que rechazan la necesidad de reformarla.

Esta semana la comisión de Constitución de la Cámara de Diputados continuará el debate de la modificación de Capítulo XV de la Constitución de 1980, para habilitar la participación ciudadana en un eventual proceso constituyente.

Más víctimas que en la lista oficial

El presidente de Cruz Roja en Chile, Patricio Acosta, aseguró que la cifra de heridos en las protestas que se iniciaron el 17 de octubre asciende a «más de 2.500″. Según Acosta, el recuento de heridos que hizo el Instituto Nacional de Derechos Humanos, de 1.570 heridos, “quedó corto». «Son más de 2.000 o 2.500. Responsablemente puedo decir que son más de 2.500 hasta la fecha», agregó.

Acosta aclaró que la diferencia de números de heridos responde a que muchos fueron atendidos por la Cruz Roja y luego no fueron a los hospitales o centros de salud. «Nosotros los curamos y se van para la casa, y eso queda en la estadística nuestra, no queda en la estadística de los centros asistenciales, por lo tanto ha habido mucho herido que no está contabilizado por el INDH», expresó.

El presidente del organismo sanitario agregó además que el recuento oficial no tiene en cuenta a las personas que tienen «una pequeña herida» y ni a las que padecen «un corte pequeño» debido a que «se le hace una curación y se le pone un parche». Tampoco consideran los efectos secundarios que causan los gases lacrimógenos.