Con récord de 90 mil muertes, Brasil reabrió las fronteras aéreas

A pesar de que ayer Brasil superó un nuevo récord de casos de coronavirus y se elevó el número total de decesos a 90 mil, el presidente Jair Bolsonaro decretó que se reabran las fronteras a los visitantes extranjeros que lleguen por avión, con la esperanza de reflotar la industria turística.

El decreto extiende por otros 30 días las prohibiciones para el ingreso de extranjeros por vía terrestre o marítima, pero afirma que la restricción fronteriza “ya no prohibirá la llegada de extranjeros por aire”.

Con esta nueva medida, se pedirá a los visitantes extranjeros que permanezcan durante 90 días o menos en el país que tengan un seguro de salud que los cubra en territorio brasileño antes de viajar.

Brasil cerró sus fronteras aéreas a los no residentes el 30 de marzo, en un momento en que el coronavirus causaba estragos en Europa y Asia y acababa de llegar a Sudamérica. Ahora el país de 210 millones de habitantes es el segundo en número de contagios y fallecidos por la pandemia, por detrás de Estados Unidos.

El Gobierno indica que la industria turística ya perdió cerca de 122.000 millones de reales (unos 23.600 millones de dólares) en ese período por la pandemia, según estimaciones de la Confederación Nacional del Comercio de Bienes, Servicios y Turismo (CNC).

La decisión del gobierno de relajar las reglas para la entrada de extranjeros al país se produce en un momento en que Brasil registra casi 90 mil muertes por el nuevo coronavirus y alrededor de 2.5 millones de personas infectadas por la enfermedad.