Con la misión de “reabrir los empleos en Brasil”: Bolsonaro designó a un médico del sector privado como ministro

El presidente brasileño Jair Bolsonaro destituyó finalmente el jueves a su ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, tras los desacuerdos sobre las medidas a tomar frente a la crisis del coronavirus. Antes de irse, Mandetta reclamó que se mantengan las cuarentenas en estados y municipios para contener la pandemia e hizo una defensa a ultranza de la ciencia frente al covid-19. Su lugar ya lo ocupa el oncólogo Nelson Teich, médico del sector privado.

Según el nuevo ministro, que asume el cargo en momentos en que en el país se registran casi 2.000 fallecimientos y poco más de 30.000 casos confirmados de covid-19, la salud y la economía “no compiten” entre sí. Teich se había erigido en algunos artículos periodísticos a favor de las medidas de aislamiento social recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero en su primera conferencia aclaró que “no habrá ninguna decisión brusca” al respecto. Según explicó Bolsonaro, ambos coincidieron en que “gradualmente es preciso reabrir los empleos en Brasil”.

Opuesto a las medidas de aislamiento, Bolsonaro sostiene que se fomentó un clima de “terror” e “histeria” en torno a la pandemia, e incluso ignoró recomendaciones de sus propias autoridades sanitarias para evitar aglomeraciones, realizando paseos espontáneos en ferias, panaderías y otros lugares públicos al encuentro de seguidores.

“El remedio no puede tener un efecto colateral más dañino que la propia enfermedad”, insistió este jueves Bolsonaro, quien afirmó que su gobierno no puede sostener “por mucho tiempo” las medidas económicas de emergencia adoptadas para proteger a los trabajadores informales, empresas y personas desempleadas. 

Su postura desató una crisis entre el ejecutivo federal y los gobernadores de grandes estados como Sao Paulo y Rio de Janeiro, los más afectados. Dentro de su propio gabinete, libró una dura batalla contra Mandetta, a quien no pudo echar en un principio “debido al rechazo social y de los militares”. 

“Sigan las orientaciones de las personas más próximas, alcaldes, gobernadores y del Ministerio de Salud”, que desde el comienzo de la crisis han optado por el distanciamiento social como método para evitar la propagación del virus,  aconsejó el exfuncionario a los brasileños antes de abandonar su cargo. 

También, advirtió que Brasil, que hasta este jueves registró 1.924 muertes y 30.425 contagios, “no está libre” de “un pico de ascensión” en el número de casos y fallecimientos porque la salud pública “aún no está preparada para una marcha acelerada” de la pandemia. “Estamos solo en el comienzo de la batalla”, alertó.

Las protestas contra Bolsonaro 

La destitución del ministro era un secreto a gritos hace días y se concretó este jueves. La decisión fue reprochada por gran parte de la sociedad brasileña, que salió a los balcones para expresar su rechazo después del anuncio. 

Desde las ventanas, también se escucharon vuvuzelas y gritos de “genocidio”, “basura del presidente” y “afuera, Bolsonaro”. Los partidarios del presidente respondieron gritando “mito”, intentando desacreditarlos.

Quién es el nuevo ministro 

A pesar de que no tiene ningún tipo de experiencia política, Teich prestó asesoría al equipo de Bolsonaro que, a fines de 2018, preparó la transición antes de que recibiera el poder del presidente Michel Temer, el 1 de enero de 2019.

También actuó como asesor del departamento de Ciencia, Tecnología y Estrategia del Ministerio de Salud entre septiembre de 2019 y el pasado mes de enero, aunque siempre en el área técnica.

Hasta acercarse al equipo de transición de Bolsonaro, Teich sólo había trabajado en la órbita privada, en la que es reconocido como uno de los mejores especialistas en oncología del país.

Es socio y fundador de la empresa Teich Health Care, que ofrece consultoría en el área de medicina y cuyos clientes son todos del sector privado.

Antes, fue miembro del Instituto de Educación y Pesquisa, volcada también a la medicina, y fue socio del Grupo Clínicas Oncológicas Integradas (COI), que presidió entre 2015 y 2018.