Cómo será el “paro armado” convocado por el Ejército de Liberación Nacional

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) anunció un “paro armado” de 72 horas a realizarse en todo el territorio colombiano entre el 14 y el 17 de febrero, lo que aleja aún más las posibilidades de reanudar las conversaciones de paz con el gobierno del presidente Iván Duque.

El “paro armado” es una modalidad de protesta en la que los guerrilleros suelen restringir el desplazamiento de autos y otro tipo de vehículos por las rutas bajo amenaza de atacar a quienes transiten por las vías, incluso si van en caravanas escoltadas por el Ejército.

“Durante el paro armado se respetará el derecho a transportar a los enfermos que ameriten tratamiento hospitalario, así como también el movimiento de familiares para atender asuntos fúnebres”, señala un panfleto que difundió la guerrilla.

La escueta comunicación agrega que los miembros de la guerrilla más antigua de Colombia están orientados “para llevar un comportamiento respetuoso de los derechos de las gentes y las comunidades” durante este paro armado, pero amenaza a “los saboteadores” con darles “el trato de acuerdo a su comportamiento”.

Si bien los panfletos no explican las razones de este paro armado, este tipo de acciones ya se hicieron en el pasado en los aniversarios de la muerte del “cura guerrillero” Camilo Torres Restrepo, que integró el ELN y cayó muerto en combate el 15 de febrero de 1966.

El ELN inició en febrero de 2017, en Quito, negociaciones de paz con el Gobierno, cuando el presidente era Juan Manuel Santos. El diálogo fue trasladado a La Habana, en mayo de 2018, donde quedó estancado sin ningún tipo de avance.

El actual presidente colombiano, Iván Duque, condicionó la continuidad de los diálogos de paz a que ese grupo dejara de secuestrar y liberara a las personas que tiene en cautiverio.

El proceso quedó en punto muerto tras el atentado terrorista cometido por el ELN el 17 de enero de 2019 contra una Escuela de la Policía en Bogotá, que dejó 22 cadetes muertos, entre ellos una ecuatoriana, y 66 heridos.