Cómo es Tremembé, la “cárcel de los famosos” adonde querían trasladar a Lula

La Justicia brasileña había ordenado el traslado del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva al complejo II de la prisión de Tremembé, ubicado en el interior del estado de San Pablo, donde cumplen pena algunos de los presos más mediáticos de Brasil. Ubicado a unos 150 kilómetros de la capital paulista, Tremembé fue construido en 1948 y, desde 2002, recibe presos que cometieron delitos con gran repercusión, por lo que la prensa brasileña la bautizó como la “cárcel de los famosos”. El traslado de Lula quedó en suspenso por decisión del Supremo después de que la defensa apelara la medida.

Lula da Silva está preso desde el 7 de abril de 2018 por una causa de corrupción que fue denunciada como irregular y cuestionada tras conocerse los mensajes filtrados entre el exjuez Sergio Moro y los fiscales. Desde ese día el exmandatario cumple la pena de 8 años y 10 meses en una celda especial de la Policía Federal de Curitiba.

Este miércoles, la jueza Carolina Lebbos aceptó un pedido de la Superintendencia General de la Policía Federal y ordenó el traslado del expresidente a San Pablo, aunque los abogados de Lula recurrieron el fallo y finalmente el Supremo Tribunal suspendió la medida.

Recluidos en el penal de Tremembé se encuentran algunos de los presos más “famosos” de Brasil, por la repercusión que tomaron sus crímenes. Allí cumple su condena, por ejemplo, Alexandre Nardoni, quien arrojó a su hija de 5 años desde la ventana de un sexto piso, y el médico Roger Abdelmassih, preso por acosar y violar a decenas de su pacientes. 

En esa misma cárcel, que actualmente tiene una capacidad para 408 presos y alberga a 393, se encuentra preso Lindemberg Alves, quien en 2008 protagonizó el secuestro más largo registrado en el estado de San Pablo, que terminó con el asesinato de la joven Eloa Cristina Pereira Pimentel, de tan solo 15 años.

Los hermanos Daniel y Cristian Cravinhos también cumplen sus condenas en dicho penal, de 39 y 4 años respectivamente, después del brutal asesinato de los padres de la novia del primero, Suzane von Richthofen, en 2002.

La defensa del expresidente rechazó el traslado ordenado por la Justicia y pidió que primero el Supremo Tribunal se expida sobre un habeas corpus. Los abogados de Lula da Silva también señalaron que, en caso de un traslado a San Pablo, el exmandatario debería ser alojado en una sala especial fuera de una cárcel, como establece la ley por haber sido presidente.