Como a Marielle, intentaron matar a otra concejala de Brasil

Todavía no pasó un año del asesinato de Marielle Franco, la concejala y dirigente social asesinada a tiros en Río de Janeiro, que otra legisladora opositora de Brasil sufrió un ataque similar: un grupo parapolicial disparó contra su auto cuando viajaba por el norte de la ciudad. A diferencia de Marielle y su chofer, que murieron en el ataque, la diputada Martha Rocha sobrevivió a la balacera.

El auto de la diputada del centroizquierdista Partido Democrático Laborista (PDT) fue baleado en Penha, en el norte de la ciudad, informó la policía. El chofer del vehículo blindado que transportaba a la ex comisaria y diputada opositora sufrió un tiro en la pierna. Fue atendido y se encuentra fuera de peligro.

La diputada opositora al gobernador Wilson Witzel, un referente de la derecha extrema y aliado del presidente Jair Bolsonaro, es desde diciembre titular de la comisión de seguridad en la Asamblea Legislativa de Río.

La policía dijo que es “temprano” para vincular el episodio a un atentado con móviles políticos pero no se descarta ninguna hipótesis, dijo el comisario Antonio Nunes.

La diputada iba a la iglesia en su auto oficial a Penha, en la zona norte, una de las regiones más violentas de la ciudad, donde las milicias parapoliciales les disputan el poder a los narcotraficantes.

“Ella estaba amenazada y sospechamos que las milicias la amenazaron”, dijo el presidente de la Asamblea Legislativa, André Ciciliano, del Partido de los Trabajadores. Según Ciciliano “no fue un hecho aislado”.

Grupos parapoliciales son los principales sospechosos de haber asesinado a la concejal Marielle Franco, del Partido Socialismo y Libertad, y a su chofer Anderson Gomes, crimen que aún está impune.