Comienza el juicio contra el presunto autor intelectual del crimen de Berta Cáceres

A poco de que se cumplieran 5 años del asesinato de Berta Cáceres, un tribunal hondureño dio inicio finalmente al juicio oral y público contra el exmilitar acusado como autor intelectual del crimen de la emblemática ambientalista.

El presidente de Desarrollos Energéticos S.A. (DESA), David Castillo, egresado de la escuela militar estadounidense West Point, es señalado por la fiscalía, por la familia de Cáceres y por la ONG Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) como responsable del crimen.

“Hay pruebas contundentes contra David Castillo y tiene que ser condenado”, resaltó Berta Zúniga, hija de la ambientalista, durante una ceremonia religiosa indígena organizada frente al edificio de la Corte donde se llevaba a cabo la audiencia, en el sur de Tegucigalpa.

“Berta no murió, se multiplicó”, gritaban unas cien personas frente a un altar con velas, flores y fotos de Cáceres.

En el crimen de la acreedora en 2015 del Premio Goldman a los defensores de la naturaleza, cometido por sicarios, está implicada la familia Atala Zablah, una de las más poderosas de Honduras en términos económicos. 

Cáceres defendió los derechos del pueblo lenca, perjudicados por el proyecto hidroeléctrico Agua Zarca que pretendían desarrollar los Atala a través de la empresa DESA sobre el río Gualcarque, que esa comunidad considera sagrado y vital para su supervivencia. 

Castillo fue arrestado en marzo del 2018 como supuesto autor intelectual del crimen de Berta, quien fue asesinada la medianoche del 2 de marzo del 2016 en la comunidad de La Esperanza.

En diciembre del 2019 fueron sentenciados a 50 años de cárcel cuatro hombres que entraron a la vivienda de la ambientalista y la mataron a tiros. Otros tres hombres que los contrataron fueron sentenciados a 30 años de prisión.

El tribunal concluyó que la firma DESA mandó a matar a Cáceres por sus multitudinarias marchas organizadas contra la construcción de la hidroeléctrica en el río Gualcarque.

“Como presidente de DESA, David Castillo contrató a Douglas Bustillo, quien contrató a los sicarios” que ejecutaron el crimen, añadió Zúniga. “Hay pruebas de las comunicaciones de que Castillo contrató a Bustillo y este a los sicarios”, agregó.

Zúñiga, nueva coordinadora del Copinh, aseguró que después de Castillo tienen que ser enjuiciados también como autores intelectuales los socios de DESA, prominentes banqueros reconocidos en el país.

“En el juicio se probarán los ataques y agresiones sistemáticas en contra de Berta Cáceres, la comunidad lenca y el Copinh como represalia a su labor en la reivindicación de los derechos” de los indígenas, indicó el Copinh en un comunicado.