Colombia reconocerá al género «no binario» en los documentos de identidad

La Corte Constitucional de Colombia ordenó al Estado a incluir el género no binario en los documentos de identificación. El máximo tribunal le dio un plazo de seis meses para implementar los nuevos cambios que reconocen a las personas no binarias, al aceptar una cautelar de una persona que no se identificaba con su género. 

Así, la nueva categoría debería incorporarse en lo sucesivo “entre los marcadores de sexo en el esquema de identificación ciudadana» que hoy solamente se divide entre «femenino» y «masculino», de acuerdo a la resolución judicial. 

Resaltaron que el objetivo es “que las personas no binarias que cumplan los demás requisitos previstos en relación con la corrección del componente sexo, puedan optar por esa categoría, con las mismas garantías de quienes se identifican oficialmente en forma binaria».

La sentencia establece que si en seis meses el Gobierno no cumple con las nuevas regulaciones, entonces las personas con identidades de género no binarias podrán reclamar a las autoridades el cambio en sus documentos. 

La Corte Constitucional también ordenó al Congreso regular los derechos, servicios y obligaciones «que encuentran en el sexo o en el género, un criterio de asignación» para especificar las condiciones en que las personas no binarias puedan acceder a ellos.

El alto tribunal destacó que la configuración de un nuevo marcador de género en el documento de identificación «es un paso inicial hacia la participación social efectiva”. Esto porque «no en pocas oportunidades el Estado ha adoptado el género como criterio de diferenciación de acceso a los servicios y prestaciones».

El reclamo que logró el cambio

En su resolución basada en un caso particular, la Corte evaluó el pedido de una persona de 40 años, que al nacer fue identificada de sexo masculino y que inició un proceso de transición sexual a los 20 años.

En 2015, cambió su nombre a Dani García y manifestó su identificación con el sexo femenino.

García solicitó en 2019 un nuevo documento que la presentara como de «sexo indeterminado», ya que «su apariencia actual no coincide plenamente con el imaginario social sobre las características del sexo femenino».

En un principio la petición fue rechazada por la Registraduría Nacional, encargada de expedir las identificaciones en Colombia. Fue entonces cuando presentó el recurso ante el máximo tribunal.