Colombia mantiene las tres causales del aborto legal

La Corte Constitucional de Colombia decidió que no es viable poner un límite de tiempo para la interrupción voluntaria del embarazo y mantuvo las tres causales de aborto legal en el país. Por seis votos contra tres, la Corte denegó las nuevas restricciones que hubiesen puesto más obstáculos a las colombianas para acceder al aborto legal.

La decisión se tomó a partir del reclamo de una magistrada que proponía añadir un plazo máximo de dos trimestres a la ley vigente, que indica que la interrupción del embarazo es legal sin límite de tiempo cuando hay peligro para la salud de la mujer, grave malformación del feto y violación o incesto. La discusión sirvió también para hacer visibles los reclamos de muchas mujeres que piden que se respeten sus derechos.

 

El tribunal debió abrir el debate sobre la cuestión porque la jueza Cristina Pardo intentó fijar un nuevo protocolo que hubiera prohibido el aborto, bajo cualquier circunstancia, a partir de la semana 24. Pero sus compañeros finalmente lo rechazaron y fueron más allá: exhortaron al Congreso a que regule la IVE “incluido, si es el caso, el tema de plazos y el aborto libre”.

Para el magistrado José Fernando Reyes Cuartas, a pesar de los protocolos vigentes aún hay barreras que impiden que las mujeres accedan a los abortos legales y que por tanto deben acudir “a la acción de tutela para lograr que se garantice su derecho a la atención debida con consecuencias irreversibles que obligan a que se practiquen de forma indebida con grave peligro para su salud”.

Según el diario colombiano Semana, aunque no se conoce una cifra exacta de las mujeres que acuden a realizarse abortos en lugares clandestinos, la estadística presentada por instituciones aseguran que son miles las mujeres que se realizan abortos bajo condiciones insalubres que comprometen no solo sus vidas sino también su salud mental.

En el 2017, Profamilia realizó 10.514 interrupciones voluntarias de embarazo, frente a los 6.440 del 2016, bajo condiciones seguras según los parámetros establecidos por la Constitución. Sin embargo, la misma entidad alertó sobre el número de procedimientos ilegales que se realizan en territorio colombiano.

“Somos conscientes que esta cifra aún está lejos de satisfacer las necesidades de las mujeres en Colombia, teniendo en cuenta que se calcula que en el país se practican alrededor de 400,000 abortos clandestinos, que día a día ponen en riesgo la vida de las mujeres”, aseguró la Institución.