Colapsó el Arco de Darwin, icono geológico y turístico de las Galápagos

El conocido Arco de Darwin, una formación icónica situada en el norte de las islas Galápagos, colapsó este lunes tras un proceso de erosión natural. Esta gigante formación, parecida al Arco del Triunfo, era habitualmente visitada por turistas y era además un sitio en el que se solían practicar actividades de buceo.

“Se reportó el colapso del Arco de Darwin, el atractivo puente natural” ubicado junto a la isla Darwin, la más al norte del archipiélago de Galápagos, como “consecuencia de la erosión natural”, indicó el Ministerio de Ambiente de Ecuador en un mensaje de Twitter.

El llamado Arco de Darwin es una piedra natural que en algún momento formó parte de la isla del mismo nombre, a la que no hay como visitar por tierra, por norma de protección de la biodiversidad del archipiélago ecuatoriano.

Sin embargo, el sitio es “considerado uno de los mejores lugares del planeta para hacer buceo y observar escuelas de tiburones y otras especies”, explicó el Ministerio.

Según imágenes captadas por turistas, al parecer el dintel del Arco de Darwin se vino abajo y solo quedaron las pilastras de la formación.

En ese sitio, tras una sumersión en buceo, se pueden observar tiburones, tortugas marinas, delfines, infinidad de especies de peces y hasta tiburones ballena.

Este archipiélago, surgido de erupciones submarinas, está situado en una de las zonas volcánicas más activas del planeta, y también está sometida a una gran actividad sísmica.

Las islas Galápagos, que fueron declaradas en 1978 como Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco, están situadas en el océano Pacífico a unos mil kilómetros al oeste de las costas continentales de Ecuador.

Este archipiélago, formado por 13 islas grandes, 6 menores y 42 islotes, es considerado un laboratorio natural que permitió al científico inglés Charles Darwin desarrollar su teoría sobre la evolución y selección natural de las especies.