Cierre de campaña en Ecuador: Arauz pronosticó un triunfo en primera vuelta

El candidato presidencial Andrés Arauz, uno de los favoritos para la elección de Ecuador del próximo domingo, cerró anoche su campaña vaticinando un triunfo en primera vuelta tal como lo hizo su referente, el exmandatario Rafael Correa, en 2009 y en 2013. El domingo habrá “un voto contundente en una sola vuelta” para obtener una “victoria popular”, expresó el joven economista al cerrar su campaña con un acto en el parque de El Arbolito, en el centro moderno de Quito.

“Vamos a lograr una victoria popular este domingo”, enfatizó. Analistas sostienen que habrá balotaje, previsto para el 11 de abril, ante la cifra récord de candidatos para el sillón presidencial.

El exbanquero Guillermo Lasso, otro de los principales aspirantes según encuestas, también puso fin a su campaña anoche -como establece la ley- en el puerto de Guayaquil, al frente de una numerosa y ruidosa caravana de vehículos.

“Vamos avanzando al gobierno del cambio para lograr un Ecuador democrático, libre, de oportunidades y próspero para todos”, declaró Lasso, el mayor opositor al correísmo.

Ambos son, junto al líder indígena de izquierda Yaku Pérez que a su vez cerró campaña en su natal Cuenca, favoritos para los comicios. que incluyen a otros 13 postulantes y en el cual también se cumplirá con la elección de los 137 miembros de la unicameral Asamblea Nacional.

Arauz es delfín de Correa, principal detractor del gobernante Lenín Moreno, cuyo mandato de cuatro años terminará el 24 de mayo. Los dos sostienen una pugna que llevó a la crisis al oficialismo, en el poder desde 2007.

“Este Gobierno traidor lo único que hizo fue reemplazar todos esos grandes sueños, esas aspiraciones de todo un pueblo”, manifestó el candidato socialista en alusión a la gestión de Moreno, exvicepresidente de Correa entre 2007 y 2013. Añadió que “el pueblo ecuatoriano está harto de traidores y no va a aguantar una traición más”.

Arauz juró lealtad a la “revolución ciudadana”, como Correa denominó a su Gobierno. “Les puedo jurar total lealtad al proyecto de la revolución ciudadana”, declaró ante varios miles de simpatizantes que se concentraron a pesar del llamado de la autoridad electoral.