Chile reafirma su política antimigrante y renueva el Estado de Excepción en las provincias del norte

El Gobierno saliente del presidente Sebastián Piñera renovó por 15 días el Estado de Excepción Constitucional instalado en cuatro provincias del norte de Chile luego de que una gran cantidad de migrantes que llegara a la región. La medida le permite a las Fuerzas Armadas intervenir en tareas de seguridad.

La acción se tomó «como consecuencia del preocupante aumento de ingresos clandestinos por las zonas fronterizas de la zona norte, lo que puede ser aprovechado por el crimen organizado transnacional dedicado al narcotráfico, el contrabando de mercancías y el tráfico de migrantes», indicó la medida publicada en el Diario Oficial.

El ministro del Interior, Rodrigo Delgado, dijo por redes sociales que «estamos utilizando todas las herramientas que permite la ley para dar seguridad en nuestras fronteras. Por esta razón es que hoy extendemos por 15 días más el Estado de Excepción en cuatro provincias de la zona norte. Los chilenos merecen vivir tranquilos».

El decreto fue firmado por Piñera y los ministros de Interior, Relaciones Exteriores y Defensa.

El Estado de Excepción Constitucional se mantendrá en las provincias de Arica, Parinacota, Tamarugal y Loa hasta el próximo miércoles 16 de enero, cinco días después de que Piñera entregue la banda presidencial al mandatario electo Gabriel Boric.

Actualmente, Chile contabiliza 1,4 millones de inmigrantes, lo que representa más del 7% de su población total, y la comunidad con mayor presencia es la de los venezolanos, seguidos de peruanos, haitianos y colombianos.

Durante los últimos meses los pasos del altiplano en el norte de Chile, en la frontera con Bolivia, fueron la principal ruta de ingreso para inmigrantes.

La primera aplicación del Estado de Excepción Constitucional en la macrozona norte fue el 16 de febrero luego de una extensa paralización del gremio de camioneros en distintas rutas del país.