Chile lanzó un plan piloto para localizar a víctimas de adopciones ilegales durante el pinochetismo

El Ministerio de Justicia de Chile lanzó un plan piloto para agilizar la localización de más de 700 víctimas de adopciones ilegales durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y facilitar el reencuentro con sus familiares. La decisión llega tres meses después de que el gobierno de Suecia anunciara una investigación oficial sobra las más de 2 mil adopciones irregulares de niños que se realizaron durante el gobierno de facto. 

El plan funcionará durante un año brindando acompañamiento a las familias y agilizará el acceso a muestras de ADN para personas que tengan sospechas sobre sus orígenes dentro del territorio nacional y en el exterior.

En tanto, el Servicio Médico Legal desarrollará un Banco de Huellas Genéticas de personas adoptadas en forma irregular dentro de Chile para realizar el proceso de filiación.

La ONG “Hijos y Madres del Silencio”, si bien participó del lanzamiento, rechazó “rotundamente” el plan piloto, ya que “el banco internacional de ADN no es un ente estatal, es propiedad de empresas internacionales y no da garantías a las familias del tratamiento de sus datos”. Desde la agrupación, demandan mayores recursos al poder judicial y la creación de la Comisión Nacional de Verdad, Justicia y Reparación.

Además, la ONG anunció que está trabajando en una propuesta de norma constitucional “que consagre el derecho a la identidad biológica”. Esperan que su iniciativa sea incluida por los legisladores encargados de llevar a cabo el proceso de elaboración de la nueva Carta Magna que reemplace a la de Pinochet.

Las adopciones ilegales en Chile

La justicia chilena investiga desde 2018 adopciones irregulares en el exterior durante la dictadura, que se utilizaron para romper el aislamiento diplomático del régimen y mejorar la imagen de la dictadura chilena en Europa y el mundo.

Aunque a la fecha se estudian más de 700 casos, Mario Carroza, el magistrado que encabezó la investigación, asegura que los casos podrían ser hasta 20 mil.

En noviembre, el gobierno de Suecia anunció que investigará miles de adopciones de niños chilenos secuestrados durante la dictadura y entregados como recurso diplomático. Según la agencia France 24, entre 1971 y 1992 se registraron al menos 2.100 adopciones desde Chile de las cuales 1.700 corresponden a la vía abierta por Pinochet con la ultraderecha sueca.