Chile: la oposición busca despenalizar el aborto con un Congreso esquivo y con el Gobierno en contra

La Comisión de Mujeres y Equidad de Género de la Cámara de Diputados de Chile rechazó el proyecto de ley que busca despenalizar el aborto dentro de las primeras 14 semanas de gestación sin causales. La iniciativa será votada en los próximos días con una recomendación negativa por parte de la comisión, una situación que representa un baldazo de agua fría para las organizaciones que luchan por el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

El proyecto, ingresado en agosto de 2018 por diputadas opositoras y cuya discusión fue retomada en enero de este año, contó con seis votos a favor y siete en contra.

En Chile, abortar es legal desde 2017 solo bajo tres causales: riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal o violación.

De acuerdo a la Oficina del Sur Regional de Naciones Unidas, los abortos clandestinos causan la muerte de 47.000 mil mujeres al año, mientras que otros 5 millones sufren algún tipo de discapacidad temporal o permanente.

En el caso de Chile, el Ministerio de Salud indicó que en 2016 se realizaron entre 60 mil y 300 mil abortos inseguros, posicionando estas cifras como la cuarta causa “de muerte materna” con un 13% entre los años 2000 y 2015. 

Con estas estadísticas bajo el brazo y con la experiencia reciente de legalización en Argentina, las diputadas opositoras presentaron hace tres años la iniciativa para despenalizar el aborto hasta las 14 semanas de gestación. Pero recién este año fue incluida en el temario de la Comisión de Mujeres y Equidad de Género, que ahora la rechazó. 

Las organizaciones sociales que luchan por la despenalización cuestionaron la decisión de la comisión. “La posibilidad de decidir si continuar o no un embarazo es parte de la protección de los derechos de las mujeres, niñas y personas con capacidad de gestar. Mantener el aborto como delito no hace que haya menos abortos”, indicó la directora ejecutiva de Amnistía Internacional e integrante de la Mesa de Acción por el aborto, Ana Piquer.

“Los derechos de las mujeres no pueden seguir dependiendo de personas que imponen sus creencias por sobre la salud pública. Seguimos por el #AbortoLegal, y seguiremos por nuestra autonomía”, indicó por otro lado la diputada feminista Maite Orsini Pascal, una de las impulsoras del proyecto.

Por su parte, el Gobierno celebró el rechazo de la iniciativa a través del subsecretario de la Secretaría General de la Presidencia, Máximo Pávez, quien señaló que “no hay razones sanitarias para promover el aborto sin causales”.

“Efectivamente las mujeres tienen derechos, pero quiero decir, con mucho respeto, que la causa del aborto no es patrimonio de todas las mujeres. La votación contundente da cuenta que la causa del aborto sin causales no es patrimonio de todas las mujeres de Chile”, agregó.