Chile bajo la conmoción por el asesinato de una periodista (y un pedido que gana fuerza)

Francisca Sandoval, una joven periodista chilena de 29 años, cubría la marcha por el Día del Trabajador en Chile cuando un tiro le atravesó la frente. A plena luz del día, y en medio de una movilización masiva que terminó con algunos focos de disturbios, un hombre sacó un arma y comenzó a disparar a quema ropa. Las imágenes quedaron registradas: se ven corridas y piedrazos mientras de fondo se escucha el sonido metálico de las balas. Todo ocurre en unos pocos segundos. Francisca se desploma.

Lo que siguió fue una ola de repudio, conmoción e indignación. Francisca se convirtió en la primera periodista chilena asesinada en democracia. Para que se entienda la gravedad del asunto: la joven reportera ejercía su trabajo como periodista cuando recibió el disparo. Muchos esperaron una respuesta ejemplar por parte del gobierno de Gabriel Boric: el presunto autor del disparo fue rápidamente identificado y detenido con prisión preventiva pero el hecho quedó circunscripto a los delitos “homicidio frustrado, disparo injustificado y portación ilegal de armas”.

¿Y la responsabilidad política?

“La muerte de nuestra compañera Francisca Sandoval es una muestra de un patrón de normalización de la violencia que es inaceptable”, denunciaron desde la Asociación de Medios Independientes de Chile. En un duro comunicado, los medios independientes recordaron que el asesinato de Francisca es el primero desde el asesinato del periodista José ‘Pepe’ Carrasco, a manos de la dictadura, en 1986. “Esto habla de la urgencia de dar mayor protección a quienes trabajamos en pro de informar de manera pluralista a la ciudadanía. También de la vulnerabilidad de los comunicadores independientes, quienes –a diferencia de la prensa empresarial– cubrimos las manifestaciones desde dentro, visibilizando las demandas sociales que el poder hegemónico ha ignorado por años”, agregaron.  

El lugar del periodista independiente

“Todo es terrible y lo vivimos con mucha pena”, me cuenta el periodista argentino que vive ya hace muchos años en Chile Matías Menceyra. Me dice que todo el mundo esperaba una respuesta ejemplar de parte del Gobierno, una medida contundente, algo que no sucedió. Habla de que hay fotos que probarían una posible confabulación del autor del disparo con los Carabineros -o Pacos, como los llaman-, que la zona estaba liberada y que es la primera vez que se ven armas de fuego en el marco de una movilización tradicional y a plena luz del día.

“Francisca era una reportera de calle y cubría manifestaciones sociales desde el estallido”, agrega Matías, que explica que desde las movilizaciones masivas de 2019 los periodistas independientes ganaron protagonismo en las coberturas ya que compensaron, de alguna forma, la carencia de los medios tradicionales que durante muchos años se encargaron de invisibilizar o desoír gran parte de estos reclamos.

¿Y qué les pasa en la calle a los periodistas independientes? Trabajan con miedo, miedo a la represión y a los pacos. “Tenemos más miedo ahora de salir y sin embargo no debemos dejar de asistir a coberturas. No tenemos que tener miedo, tenemos que estar juntos entre pares”, me dice Matías.

El pedido de renuncia

Para la Asociación de Medios Independientes la respuesta tiene que ser política y clara. Denunciaron que las escenas de violencias vividas en la marcha del Día del Trabajador tuvieron un antecedente en un marcha de estudiantes secundarios donde los manifestantes fueron “brutalmente golpeados en el mismo sector y por las mismas bandas delictuales, a vista y paciencia de Carabineros”. Más grave aún, denunciaron la posible connivencia. “Hay videos que generan dudas respecto a la relación entre la policía uniformada y quienes agreden y balean a manifestantes”, señalaron.

Por todo esto, pidieron la salida del director de Carabineros, Ricardo Yáñez, “cuestionado en reiteradas ocasiones por su accionar al mando de la institución, sobre todo en temas relacionados a la violación de Derechos Humanos”, como parte de un plan que contemple la reforma estructural de Carabineros, una de las promesas de campaña del nuevo gobierno, que por ahora solo es eso, una promesa.

Gracias por leer hasta acá,

Nos reencontramos en el próximo envío!