Chile avanza con la gratuidad de la atención en el sistema de salud pública

El gobierno de Chile terminará de implementar en septiembre la gratuidad en las prestaciones del sistema de salud pública a todos los usuarios, anunció el presidente, Gabriel Boric. El mandatario explicó así que se trata del fin de lo que se conoce como el copago, un sistema por el cual los usuarios pagan en conjunto con las instituciones de salud pública por las prestaciones médicas que reciben.

En Chile cada trabajador debe elegir si aporta el 7% de su sueldo a la salud pública o a la privada. Casi el 80% de los 19 millones de habitantes del país se atiende en el nivel público. Los usuarios son divididos en franjas de acuerdo a sus ingresos y, actualmente, no pagan el copago por atención médica los mayores de 60 años y quienes tienen ingresos inferiores a los 380.000 pesos chilenos, unos 420 dólares. 

A partir de septiembre dejarán de pagar el copago quienes perciben ingresos superiores a esas cifras, lo que beneficia a más de cinco millones de personas, un tercio de quienes se atienden en salud pública. 

En el anuncio, Boric indicó que según los datos oficiales esta medida implicará, en promedio, un ahorro anual para cada familia de 265.000 pesos chilenos, lo que equivale a casi 300 dólares. “Esto se alinea con el propósito de bajar la carga que las familias tienen ante lo que deberían ser derechos”, puntualizó, haciendo referencia a la difícil situación económica que atraviesa Chile debido a una elevada inflación.

Un paso histórico

“Es un avance histórico en materia de salud”, aseguró Boric en conferencia de prensa este miércoles. “Han sido muchas generaciones de chilenos y chilenas los que han soñado con un sistema de salud público y gratuito para todas y todos”, subrayó.

El mandatario enmarcó esta medida en el anuncio de una reforma sanitaria realizado en su discurso anual a la nación, en mayo, cuyo objetivo será un sistema de salud “que funcione con base en las necesidades de las personas y no en el tamaño de la billetera de cada uno” y que pretende que “la salud sea un derecho digno y jamás un negocio”.

Durante su discurso, Boric también vinculó el anuncio del fin del copago con el borrador de la nueva Constitución, que será sometido a plebiscito el 4 de septiembre. “Es importante que justamente en estos temas todos lean el proyecto”, consideró. A continuación, leyó el artículo del texto que refiere al derecho a la salud, que menciona que es “deber del Estado” proveer “las condiciones necesarias para alcanzar el más alto nivel posible de salud física y mental, sin ningún tipo de discriminación”.