De la mano hacia el futuro

Latinoamérica y el Mundo 

En enero se intentarán profundizar los acuerdos alcanzados con el gigante asiático en el Foro CELAC- con China. La cooperación transregional está cobrando cada vez más ímpetu. El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, asegura en este artículo que el encuentro es parte de un cambio favorable en las relaciones que ayudaran a materializar los sueños chinos y latinoamericanos. 

Wang Yi, ministro de Asuntos Exteriores de China y la presidenta argentina Cristina Kirchner- Foto: argnoticiasJuan Manuel Karg- Telesur (Venezuela) 

2015 comienza con una importante cita de la diplomacia regional en cuanto a su vinculación con las economías emergentes: el Foro Ministerial de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños -CELAC- con China, una de las economías más pujantes de los últimos años a nivel global. ¿Qué se puede esperar de la reunión que tiene lugar estos días en Beijing? ¿Cuáles son las oportunidades que se abren para la región tras este encuentro?.

La CELAC tendrá su cónclave anual a fines de este mes, en San José de Costa Rica. Sin embargo, la reunión que los cancilleres de la región tendrán estos días en Beijing abre un abánico de posibilidades para la región. Veamos: allí se intentarán profundizar los acuerdos alcanzados en la reciente gira que realizó el presidente Xi Jinping durante 2014 por varios países de la región -Brasil, Argentina, Cuba y Venezuela-. Y la diplomacia china tiene optimismo de que más acuerdos se puedan llevar adelante, tal como lo señaló días atrás Zhu Qingqiao, el director general para Latinoamérica y el Caribe de la cancillería.

La reunión se enmarcará en el Plan de Cooperación China-América Latina y el Caribe (2015-2019), cuyo propósito es, tal como se desprende de la reunión ministerial de julio pasado, aumentar los vínculos y la cooperación “en campos como el diálogo político, comercio, inversión, agricultura, alta y nuevas tecnologías, energías renovables”, entre otros importantes ejes. De acuerdo a cifras de Beijing, el intercambio comercial China-América Latina superó los 240 mil millones de dólares en 2014. A esto hay que sumarle proyecciones, como los desembolsos que el gigante asiático hará en los próximos años en Nicaragua para el desarrollo del canal interoceánico, cuyas obras se iniciaron a fines de diciembre. Se estima que sólo esa obra puede suponer una inversión de capitales chinos de unos 50 mil millones de dólares, propiciando un flujo de capitales inmenso hacia centroamérica.

” ¿Con esta reunión pretenderá Beijing dar un mensaje a Washington? Con una diplomacia que siempre ha sabido ser más cautelosa -y silenciosa- que la norteamericana en cuanto a sus intereses con la región, China comienza a “levantar el perfil” de su nueva relación con América Latina: el encuentro se da sólo medio año después de la importante reunión BRICS-Unasur en Brasilia “

¿Con esta reunión pretenderá Beijing dar un mensaje a Washington? Con una diplomacia que siempre ha sabido ser más cautelosa -y silenciosa- que la norteamericana en cuanto a sus intereses con la región, China comienza a “levantar el perfil” de su nueva relación con América Latina: el encuentro se da sólo medio año después de la importante reunión BRICS-Unasur en Brasilia, y de la gira que mencionabamos con anterioridad. Esto sumado a un innegable mejoramiento de las relaciones entre China y Rusia en el último tiempo, lo que ayuda a entender más el contexto global: diez reuniones bilaterales entre Xi Jinping y Vladimir Putin en los últimos dieciocho meses pueden confirmar este dato, con acuerdos clave como la construcción del gasoducto ruso-chino Sila Sibiri y un aumento en la cooperación militar en un panorama geopolítico convulsionado a escala global. Hablamos, entonces, de un nuevo momento de China a nivel internacional, algo que también quedó demostrado en la reciente cumbre de la APEC.

Hay que recordar que el puntapié inicial de este espacio de vinculación entre China y los 33 países de América Latina y el Caribe fue precisamente acordado durante la reunión de la CELAC en Cuba, en enero de 2014. Es bueno remarcar esto para visualizar los avances en la materialización de los acuerdos, frente a algunas tesis que tienden a menospreciar el papel que estas reuniones tienen en la concreción del “día a día”. Queda esperar, entonces, que los acuerdos a los que se arribe en estos días en Beijing luego puedan tener una concreción concreta en la región. A juzgar por el nuevo momento de Beijing con la región, se puede ser optimistas: a fin de cuentas, es otra expresión de una cambiante correlación de fuerzas en el plano internacional, donde nuestra región comienza a interactuar cada vez con mayor fluidez con los nuevos polos de poder a nivel global.

 

Wang Yi- Tiempo Argentino (Argentina) 

Un antiguo verso chino reza: El compromiso entre amigos íntimos los invita a reunirse salvando 10 mil li de distancia. En los albores del año nuevo, los cancilleres o representantes de los países miembro de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños(CELAC) acuden a la cita de la Primera Reunión Ministerial del Foro China-CELAC(FCC) a celebrarse los días 8 y 9 de enero en Beijing, un magno evento en los anales de las relaciones entre China y América Latina y el Caribe.

Para muchos chinos, América Latina y el Caribe son tierras tan exóticas como misteriosas. En cada uno de mis cuatro viajes por esa región luego de ser designado Ministro de Relaciones Exteriores, sea acompañando al dirigente chino o por separado, he podido palpar fuertemente los tangibles beneficios que esta cooperación ha traído para nuestros pueblos, así como la sincera aspiración de los países latinoamericanos y caribeños por desarrollar sus lazos con China.

Constituye una importante base de la diplomacia china el fortalecer la unidad y cooperación con los numerosos países en vías de desarrollo, incluidos los latinoamericanos y caribeños. Desde comienzos del nuevo siglo a esta parte, China y los países de la región, firmes en la agenda centrada en el desarrollo compartido, han venido reforzando de continuo su intercambio y cooperación en las áreas política, económico-comercial y cultural, esfuerzos que redundan en un salto de sus relaciones. Actualmente, China ya se posiciona como el segundo socio comercial y la tercera fuente de inversiones para América Latina y el Caribe. La cooperación mutuamente beneficiosa entre ambas partes en áreas de recursos naturales y energía, infraestructura, finanzas, agricultura, manufactura y alta tecnología ha arrojado resultados fructíferos. Se está consolidando día a día una estructura de interacción en que la una representa oportunidad de desarrollo para la otra, con una amplia convergencia de intereses entre ambas partes. Las relaciones chino-latinoamericanas y chino-caribeñas ya cuentan con una mejor base y condiciones aún más favorables para lograr un mayor desarrollo.

A medida que se acelera el desarrollo de la integración económica global, la cooperación transregional está cobrando ímpetu. China y América Latina y el Caribe están reflexionando seriamente cómo aprovechar mejor sus respectivas fortalezas para promover el desarrollo de sus lazos sobre un nivel más elevado. El impulsar una cooperación en conjunto y construir para ello una nueva plataforma constituyen una opción estratégica que comparten ambas partes para colocarse a la altura de nuestros tiempos.

A partir de 2013, el presidente Xi Jinping visitó a los países latinoamericanos y caribeños por dos años consecutivos y se reunió en múltiples ocasiones con los dirigentes de la región en los foros internacionales y multilaterales. Ambas partes intercambiaron de forma amplia y profunda opinion
es acerca de la cooperación China-América Latina y el Caribe en su conjunto, llegando a importantes consensos.

” A medida que se acelera el desarrollo de la integración económica global, la cooperación transregional está cobrando ímpetu. China y América Latina y el Caribe están reflexionando seriamente cómo aprovechar mejor sus respectivas fortalezas para promover el desarrollo de sus lazos sobre un nivel más elevado. El impulsar una cooperación en conjunto y construir para ello una nueva plataforma constituyen una opción estratégica que comparten ambas partes “

En enero del 2014, la Cumbre de la CELAC celebrada en Cuba aprobó la Declaración Especial sobre el Establecimiento del Foro China-CELAC, plasmando en ella las expectativas comunes de los países de la región para desplegar una cooperación con China en su conjunto, sentando sólidos cimientos para instalar el FCC.

En julio de 2014, los líderes de China y América Latina y el Caribe celebraron un exitoso encuentro jalón en Brasil, durante el cual, el presidente Xi Jinping propuso forjar una nueva estructura de las relaciones chino-latinoamericanas y chino-caribeñas, a saber, el quinteto de la sinceridad y confianza mutua en lo político, la cooperación y ganancia compartida en lo económico-comercial, el aprendizaje recíproco en lo cultural, la estrecha coordinación en el plano internacional y el fomento mutuo entre la cooperación en conjunto y las relaciones bilaterales, iniciativa que encontró un gran eco en la parte latinoamericana y caribeña. Las dos partes anunciaron conjuntamente el establecimiento de la Asociación de Cooperación Integral China-América Latina y el Caribe caracterizada por la igualdad, el beneficio recíproco y el desarrollo compartido y decidieron instalar oficialmente el FCC y celebrar cuanto antes su Primera Reunión Ministerial, tranzando el rumbo del desarrollo de sus vínculos así como de la cooperación en conjunto entre ambas partes.

La Primera Reunión Ministerial del FCC, que se inaugurará en breve, hará realidad el boceto de la cooperación China-América Latina y el Caribe en su conjunto. Un buen comienzo marca la mitad del triunfo. Espero colaborar estrechamente con mis colegas de la CELAC para realizar, a la luz del espíritu de respeto mutuo, igualdad, beneficio recíproco, cooperación de ganancia compartida, apertura e inclusión, profundas deliberaciones sobre temas relevantes tales como los principios rectores, áreas prioritarias de la cooperación en conjunto y la institucionalización del FCC, con vistas a procurar resultados positivos de la reunión para que la construcción del FCC y el desarrollo sostenible de su cooperación en conjunto den un sólido primer paso.

Actualmente, el pueblo chino está marchando a pasos firmes por el camino del socialismo con particularidades chinas, enfrascado en la profundización integral de la reforma y la ampliación de la apertura, así como en la materialización del sueño chino de la gran revitalización de nuestra nación. Los pueblos latinoamericanos y caribeños, a su vez, se encuentran explorando activamente el camino de desarrollo acorde con sus propias realidades nacionales, en pos incansable del sueño latinoamericano y caribeño de unidad, colaboración, desarrollo y revitalización, ambos sueños están estrechamente ligados y ya llegó el momento oportuno para cumplirlos de la mano. China se encuentra en la disposición de avanzar codo a codo con los países latinoamericanos y caribeños para abrir juntos, con espíritu emprendedor, nuevas perspectivas para la Asociación de Cooperación Integral China-América Latina y el Caribe.

 

Leer el artículo de Telesur aquí 

Leer el artículo de Tiempo Argentino aquí