Contrastes en las elecciones en Centroamérica

Centroamérica 

Luego de un nuevo ciclo electoral, es posible hablar de un nuevo giro progresista en Centroamérica, con la ratificación del FMLN en El Salvador, pero sobre todo en Costa Rica y Honduras, donde hasta ahora los sectores progresistas habían tenido un papel marginal. Sin embargo, como ocurre en otros países del continente, una derecha violenta y poco afecta a respetar las vías democráticas, pretende deslegitimar las institcuiones electorales.

La minería extractivista, la cuarta colonización

El nuevo tipo de minería industrial ha despertado la alarma entre diversas organizaciones ambientalistas, indígenas y de campesinos,que se han levantado contra la destrucción del medio ambiente, base de sustentación de su propia vida. El modelo extractivo minero es un monstruo multiforme, producto del capital transnacional, que puede cambiar de razón social, como de nacionalidad. Una batalla contra las nuevas formas del imperialismo y el neocolonialismo.

Golpe blando a las democracias latinoamericanas

Las izquierdas populares se volcaron a la democracia y ganaron elecciones, pero el juego democrático no es aceptado por las derechas, que tienen a su favor el poder económico y el gran poder de la época: los supermedios. El golpe blando consiste en desgastar a la mayoría que gobierna hasta hacerla caer por medio de una farsa judicial como en Honduras, o parlamentarista como en Paraguay, o con una intervención extranjera como en Venezuela.

El FMLN seguirá en el gobierno

El resultado de la segunda vuelta presidencial del domingo en El Salvador es irreversible. Esto significa que el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) se mantendrá en el poder, aunque ahora el mandatario no será Mauricio Funes sino Salvador Sánchez Cerén. Tendrá que afrontar problemas que se arrastran desde hace décadas, como la inseguridad, la exclusión social, la impunidad. Lo que ya anticipó es la importancia que le dará a la unión regional.

Un rumbo diferente en Centroamérica

Centroamérica 

La consolidación del FMLN en El Salvador, el surgimiento de una izquierda en Costa Rica, la resistencia popular en Honduras, la continuidad del sandinismo en Nicaragua, dan cuenta de una Centroamérica en la que se están produciendo cambios. En tanto, Guatemala es gobernada por un mandatario acusado de respaldar el paramilitarismo y Panamá tiene a un presidente alineado con Estados Unidos.

Las derechas retroceden en Centroamérica

Centroamérica 

El triunfo del FMNL en El Salvador, pese a la campaña de mano dura planteada por el estratega de la derecha latinoamerica, Juan Manuel Rendón, generó gran algarabía en esa fuerza. Las encuestas indican que se mantendrá en el poder tras el balotaje. En el caso de Costa Rica la sorpresa fue que el candidato oficialista quedó segundo y llegó al primer lugar un postulante que, con apoyo de la izquierda, puede ganar en la segunda vuelta. 

Dos segundas vueltas en Centroamérica

Centroamérica

El Salvador y Costa Rica tendrán una segunda vuelta, tal como indicaban los análisis previos a los comicios del domingo. En El Salvador, Elías Antonio Saca salió tercero y tanto el FMNL como Arena intentarán alianzas con él para el segundo round, aunque algunos analistas estiman que hay mayores posibilidades para el gobernante Frente Frabundo Martí para la Liberación Nacional. En Costa Rica, los resultados parecen más difíciles de predecir, aunque allí también la izquierda que votó a José María Villalta puede dar la definición.

La continuidad del cambio en El Salvador

De acuerdo a lo que marcan los pronósticos electorales, el próximo domingo los salvadoreños concurrirán a las urnas para ratificar su apoyo al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), quien se perfila como el favorito para ganar las elecciones con la consigna de profundizar las transformaciones iniciadas en 2009. Enfrente está el derechista partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que intentó durante la campaña sobreexplotar el tema de la inseguridad. En tercer lugar aparece la coalición Unidad.

Vuelven a crecer las remesas de EE.UU. a América Latina

En 2013 el total de dinero enviado por los emigrados será de 53.800 millones de dólares, cifra mayor a los últimos seis años, aunque un 13% inferior a los 61.600 millones que se cursaron en 2007, la cifra más alta hasta la fecha. De acuerdo con los datos del Banco Mundial citados por el estudio del Centro Pew, estos envíos de dinero suponen una fuente de ingresos económicos para la región que está por encima del total de la ayuda exterior.