Elegir por el acuerdo o el conflicto

Colombia

EL balotaje del domingo será crucial para el país y para Latinoamérica, porque los electores están entre opciones con rumbos diferentes. Una es la del uribismo de Óscar Zuluaga, que implicará el retorno a un pasado belicoso interno y con las naciones vecinas. La otra es la del presidente  Juan Manuel Santos, en cuya gestión puede alcanzarse un acuerdo que concluya 50 años de conflicto armado.

Una pelea reñida

Colombia

Mientras el postulante presidencial uribista, Óscar Zuluaga, busca votos en las familias castrenses para ganar el balotaje del domingo, el mandatario Juan Manuel Santos recibe el espaldarazo de un sector importante del empresariado, que considera que el país se encuentra ante un proceso democrático trascendental. También se manifestó el apoyo a la paz.

Santos y Zuluaga buscan votos campesinos

Colombia

En la búsqueda del voto a voto para ganar el balotaje presidencial del domingo, el postulante uribista Óscar Zuluaga y el mandatario Juan Manuel Santos se pusieron la ruana campesina y salieron a captar la atención de los agricultores, cuyos representantes los dejaron en libertad de acción. Ni Álvaro Uribe ni Santos han atendido las demandas de los pequeños campesinos. 

La izquierda apoya a Santos

Colombia

Ante la posibilidad de que el candidato presidencial uribista, Óscar Zuluaga, pueda ganar los comicios el 15 de junio, diversos sectores de la izquierda apoyaron la postulación del mandatario Juan Manuel Santos. El respaldo es directamente a la posibilidad de que los diálogos de paz que se llevan a cabo en La Habana terminen en un acuerdo. Las encuestas dan empate técnico.

Respaldo a Cuba, Malvinas y la paz en la OEA

Latinoamérica y El Mundo

La reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA), que concluyó el jueves en Paraguay, tuvo como ejes el apoyo latinoamericano a la presencia de Cuba en ese ámbito. En la declaración final se comprometieron esfuerzos para erradicar el hambre y la desigualdad, se respaldó a Argentina en su reclamo por Malvinas y se aprobó un texto favorable a la paz en Colombia.

El uribismo, la restauración conservadora

Colombia

La paz depende del balotaje del 15 de junio. Hay un uribismo en la derecha latinomericana que espera volver a prácticas del pasado. Esos sectores que han sido superados por los gobiernos post neoliberales con la disminución de la pobreza y la miseria, buscan venganza. En el caso de Colombia ha habido una superación política y pacífica y quieren regresar al terror. 

Paz colombiana, paz latinoamericana

Colombia y Latinoamérica

Si el uribista Óscar Zuluaga gana el balotaje el 15 de junio el proceso de paz llegaría a su fin, incluso con el último acuerdo de alianza realizado. En el mejor de los casos se propone revisar todo lo actuado. La situación será también compleja para la región, donde volverán a plantearse situaciones de enfrentamiento con los vecinos, que caracterizaron al período de Álvaro Uribe. 

Las alianzas para la segunda vuelta

Colombia

El Polo Democrático y la Unión Patriótica debatirán qué harán en el balotaje. Aída Avella, la ex candidata vicepresidencial de esa fuerza, que obtuvo el 15,23% de los votos, anticipó que el postulante del uribismo, Óscar Zuluaga, quiere la guerra. Aseguró que los amigos de la paz van a tener que reflexionar mucho sobre el camino a tomar. El domingo un 60% no votó.

Cincuenta años de las FARC

Colombia

Medio siglo pasó desde que surgió el grupo Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y un análisis en este aniversario indica que para el año que viene esa guerrilla podría abandonar la lucha si se llega al acuerdo de paz con el gobierno. Pero eso dependerá de quien gane la segunda vuelta presidencial, dado que el candidato uribista Óscar Zuluaga siempre se mostró en contra de las negociaciones.

Zuluaga y Santos a la segunda vuelta

Colombia

El uribista Óscar Zuluaga y el presidente Juan Manuel Santos irán a un balotaje el 15 de junio, tras la primera vuelta del domingo, en la que triunfó el primero. Empezará entonces una campaña a muerte entre antiuribistas y antisantistas. Lo más impactante del resultado es que el escándalo de Zuluaga -vinculado a un hacker- parece no haberlo perjudicado ante el electorado.