La carta impensada de la oposición

Brasil 

La elite y la clase media del país encontró en Marina Silva la alternativa ideal para confluir su insatisfacción contra el gobierno. La oposición intenta ahora llegar a la presidencia con un liderazgo que proviene, paradójicamente, de las entrañas del Partido de los Trabajadores. Con ella, su idea de un discurso menos confrontativo aunque funcional a sus intereses se hace realidad.

La nueva debilidad

Brasil 

Marina Silva demostró que puede lograr una buena relación con los sectores financieros, la industria y el agronegocio. Ahora su debilidad pasa por otro lado, por su falta de consenso con las coaliciones. Las últimas declaraciones del candidato a vicepresidente de su partido, que pidió que se ignorara al congreso, no la dejaron en una buena posición ante los votantes.

La elegida por los grandes medios

Brasil

Marina Silva logró en poco tiempo posicionarse como la gran alternativa opositora a la actual presidenta y candidata por el Partido de los Trabajadores, Dilma Rousseff. En esta entrevista, el fundador del Foro Mundial de Educación, Pablo Gentilli, explica que, a diferencia del ex candidato Campos, Silva cuenta con el respaldo de los medios hegemónicos y del poder económico.

Un pacto para llegar al Planalto

Brasil

Marina Silva ya empata a la presidenta Dilma Rousseff en las encuestas y se estima que si van a segunda vuelta ganará la ambientalista y evangélica. Dice proponer una nueva política que estaría despegada de los partidos. No obstante, su rol en la narrativa electoral reproduce un libreto al que ya echaron mano las elites para contener a las fuerzas progresistas, plantea un analista.

Nuevos escollos para Comisión de la Verdad

Brasil 

Dilma Rousseff fue la creadora de la Comisión Nacional de la Verdad, encargada de investigar los crímenes de la dictadura. Esa tarea se encuentra en una situación conflictiva que sólo podrá resolver la mandataria. Es que el comandante del Ejército ordenó el silencio de la fuerza ante las investigaciones. A poco más de un mes de las elecciones, la presidenta debe decidir entre el militar o la CNV.

Tras primer debate, sigue la campaña

Brasil

Dilma Rousseff, Marina Silva y Aécio Neves se enfrentaron entre sí en el primer debate para las presidenciales del 5 de octubre.  La mandataria fue el blanco central de sus adversarios, aunque el socialdemócrata Neves también buscó confrontar con Silva, quien le sacó el segundo lugar en las preferencias electorales. Neves y Silva tienen programas económicos similares.

Noche de debate presidencial

Brasil

Hoy se desarrollará el primer debate televisivo entre los principales candidatos presidenciales: Dilma Rousseff, Aécio Neves y Marina Silva. Estiman que la mandataria dejará a su rival Neves enfrentar a Silva, quien ha crecido en las encuestas hasta ubicarse segunda desde que la semana pasada la confirmó para la postulación el Partido Socialista. Los comicios serán el 5 de octubre. 

Una relación endeble pero oportuna

Brasil

Marina Silva encabezará la fórmula presidencial del Partido Socialista. Pero esa alianza entre la evangelista-ambientalista y una fuerza política que respalda los agronegocios es débil y cortoplacista. La muerte del titular del PSB Eduardo Campos cambió por completo el panorama electoral y con la nueva postulante es casi seguro que Dilma Rousseff tendrá que enfrentar una segunda vuelta. 

La parte dura de la campaña

Brasil

Se inicia la parte más aguerrida de la disputa electoral, con miras a los comicios del 5 de octubre, dado que la campaña se traslada a los programas de TV y radio. Lula comenzará a robustecer la base de los votantes de Dilma Rousseff y a tratar de ganar más adeptos. En tanto, tras la muerte de Eduardo Campos, Marina Silva podría consolidarse como la candidata de la derecha. 

Rusia y el acercamiento a América Latina

Latinoamérica y El Mundo

El intento de aislar a Rusia con sanciones por parte de Estados Unidos y la Unión Europea está generando un mayor acercamiento a los países latinoamericanos y una consolidación del BRICS, que producirá la mitad de producto bruto interno del planeta. Ambos alianza estratégicas apuntan a la construcción de un mundo económica y políticamente multipolar.