Los señores de la economía

El Foro de Davos es el espacio del mercado, de los poderosos, de las empresas que deciden el camino del mundo y protegen cual templarios al capitalismo. Allí se ha dicho, la semana pasada, que «es difícil crear empleo actualmente porque las economías avanzadas no han consolidado aún su recuperación y las emergentes frenan su aceleración». Esta es la posición de quienes como lema se manifiestan «comprometidos con mejorar el estado del mundo».

Las maquilas, el negocio de Cartes en el Mercosur

Después de siete años de dilaciones Paraguay aceptó finalmente la incorporación de Venezuela al Mercosur. El Congreso que dio un golpe parlamentario contra un presidente constitucional, cuestionaba al gobierno venezolano por no respetar las instituciones democráticas. Ese rechazo formaba parte del boicot a la región por parte de Washington. Detrás de esta nueva postura, hay razones económicas: el 60 % de las exportaciones a este mercado son productos industriales, en gran parte de capital extranjero, ligado al negocio de las maquilas.

La clase obrera no va al paraíso digital

El fallo de un tribunal de EE.UU. pone en jaque la neutralidad de internet. La red, tal como la conocemos, podría desaparecer para transformarse en un nuevo modelo de negocios como la televisión por cable. Aquella utopía que la concibe como un espacio libre de regulaciones políticas, económicas y morales, y que garantiza igualdad entre sus usarios, podría desvanecerse. En América Latina la regulación varía de acuerdo a la legislación de cada país. En la sociedad de la información, también conviven con los lobbys y las corporaciones.

Tribunal de La Haya

Se organizaron para salir en grupo a ver vidrieras en las fiestas de diciembre, para admirar aquello que jamás podrán consumir. Los habituales asistentes a los shoppings sintieron indignación por compartir su espacio con ellos. Para los centros comerciales fue una situación escandalosa. Intervino la policía y luego la justicia, que otorgó el derecho el adminisión a los centros comerciales, lo que generó una mayor conflictividad social. Había surgido como un divertimento, un divertimento pobre, para pobres, que ni siquiera fue posible.

Nuestro norte es el sur

La manera en la que se negocie el acuerdo con la Unión Europea puede comprometer el futuro de los países del Mercosur, si se ven vulnerados los objetivos de defender y priorizar el fortalecimiento de empresas regionales y la diversificación de matrices productivas. 

Tratado UE-Mercosur, el retorno de los espejitos de colores

En 2005 los gobiernos del Mercosur rechazaron el tratado del ALCA que intentaba imponer entonces Estados Unidos en la región. Un acuerdo de libre comercio similar trata de llevar adelante la Unión Europea (UE) disfrazado como un acuerdo de cooperación económica. El propósito es buscar una salida para la crisis europea y hacer con el Mercosur lo que ya hicieron con la Comunidad Andina de Naciones, desintegrar un bloque homogéneo. Sin embargo, la iniciativa encuentra duras resistencias en Argentina, Brasil y Venezuela.

Los medios confunden sus intereses con la información

«¿Dónde están las clases obreras en los noticieros y en los grandes diarios latinoamericanos?», se pregunta Dênis de Moraes, doctor en Comunicación y Cultura por la Universidad Federal de Río de Janeiro, un especialista brasileño que dedicó buena parte de su vida a investigar el sistema de medios en América Latina. Moraes asegura que la crisis por la que atraviesan los grandes medios en la región es producto de la perdida de credibilidad, en la medida que confunden sus propios intereses empresarios con libertad de expresión. 

El particular uso mediático de la inflación

Argentina, Bolivia, Ecuador y Venezuela son blanco del ataque de una prensa conservadora, que responde a los intereses de la derecha regional. Son esos cuatro y en una gran menor medida Brasil y Uruguay los países castigados por campañas contra sus mandatarios. En algunos de ellos la inflación es un problema con el que intentan lidiar los goberrnantes. Mientras se adoptan políticas como las de Nicolás Maduro en Venezuela o las que anunciaron en Argentina de importación de alimentos, los medios ostigan con el tema al público.

Cárceles inhumanas

En 20 años hubo un aumento del 380 por ciento de los presos en Brasil. Hechos horrorosos suceden en los penales, como los de Maranhão. Los directores de la organización Conectas analizan este fenómeno carcelario, en el que involucran a toda la sociedad.

La desigualdad social persiste en Brasil

Aumento real del salario mínimo, reducción del desempleo, una política exterior independiente, solidaridad con los gobiernos progresistas de América latina y programas sociales destinados a los sectores más vulnerables. Durante diez años de gobierno del PT, el crecimiento de Brasil es innegable. Sin embargo, el autor señala que la desigualdad social entre los más ricos y los más pobres persiste y critica la ausencia de medidas estructurales para reducir esa brecha.