Caso Catrillanca: pidieron 15 años de cárcel para el carabinero que disparó

La Fiscalía de Chile pidió penas de hasta 15 años de cárcel para los cuatro carabineros imputados por el crimen del mapuche Camilo Catrillanca, asesinado el 14 de noviembre pasado por balas policiales en un operativo en la región de La Araucanía, en el sur del país. Los familiares consideraron “insuficiente” el pedido de castigo y adelantaron que ellos reclamarán “cadena perpetua”. Asimismo, pidieron que se impute al ministro del Interior, Andrés Chadwick.

Al momento de la presentación, el fiscal jefe de la Unidad de Derechos Humanos de la fiscalía de Temuco, Roberto Garrido, afirmó que cuentan con evidencia que prueba la responsabilidad de los carabineros en la muerte de Catrillanca, quien además había sido demonizado por las fuerzas de seguridad y por el ministro del Interior Andrés Chadwick.

“Hay pruebas periciales que demuestran las trayectorias balísticas, prueba testimonial que da cuenta de que no existió un ataque contra los funcionarios de Carabineros y, por lo tanto, los disparos que se realizaron contra el tractor y sus ocupantes pueden ser calificados como homicidas, y evidencias que demuestran que existieron malos tratos en contra del adolescente», detalló el fiscal.

El asesinato del comunero generó una ola de manifestaciones y el repudio de todos los chilenos. De acuerdo al Instituto Nacional de Derechos Humanos, el joven de 24 años fue asesinado durante el allanamiento de carabineros con un disparo en la cabeza que fue efectuado “por la espalda”. La primera versión oficial indicaba que los policías perseguían a tres individuos que minutos antes habían robado unos vehículos, aunque luego el mismo director de Carabineros lo desmintió.

De los cuatro exoficiales que participaron en el operativo del «Comando Jungla», para el que mayor pena se pide es Carlos Alarcón, señalado como quien mató al comunero: 15 años de cárcel totales por homicidio simple y homicidio simple frustrado. Contra Raúl Ávila, acusado de haber destruido la tarjeta de memoria de una de las cámaras policiales, se piden siete años mientras que para Patricio Sepúlveda y Braulio Valenzuela, 300 días de arresto.

Las penas son insuficientes para Marcelo Catrillanca, papá del mapuche fallecido, quien aclaró que como querella van “a mantener la tesis de que tiene que ser cadena perpetua”. Catrillanca apuntó también contra Chadwick, quien en su momento desvinculó el incidente del histórico conflicto mapuche por la recuperación de tierras y manifestó su público apoyo al accionar de Carabineros, lo que le valió el rechazo de miles de chilenos que reclamaron su renuncia.

«Hoy día se está diciendo que prácticamente no van a ser testigo, ni siquiera imputado el señor Chadwick, y toda la gente del Estado que pudo haber tenido de alguna manera participación», cuestionó el familiar, quien evaluó que “al final ellos son los que inventaron».