Carnaval y covid: Río de Janeiro suma presión para evitar cualquier tipo de celebración callejera

La ciudad de Río de Janeiro, que se convirtió en la que más muertes tiene por coronavirus en Brasil, prohibió este viernes cualquier celebración callejera así como las ventas ambulantes durante el período de Carnaval, que ahora serán sancionadas con penas de hasta un año de prisión. La alcaldía ya había anulado los desfiles oficiales de Carnaval de una de las mayores fiestas del planeta.

Un decreto firmado por el alcalde Eduardo Paes prohíbe ahora, entre el 12 y el 22 de febrero, las “concentraciones y desfiles de gremios y bloques carnavalescos” y cualquier “actividad recreativa” que se le asimile, así como la venta ambulante que suele rodear esas fiestas.

La medida establece también penas de hasta un año de cárcel y multas para quienes se salten la norma poniendo en riesgo la salud pública y autoriza a los agentes públicos a requisar mercancías, instrumentos musicales y vehículos.

Los bloques y gremios carnavalescos que sean sancionados verán rechazada su credencial para el Carnaval de 2022, agrega.

En septiembre, las escuelas oficiales de samba, encargadas de los desfiles, decidieron aplazar el Carnaval hasta julio. Pero hace dos semanas Paes descartó esa fecha ante el severo repunte de muertos y contagiados en la segunda ola de la pandemia y en vista del lento ritmo de vacunación en Brasil, el segundo país con más muertos (228.000), solo por detrás de Estados Unidos.

Con este decreto, el alcalde se asegura de que no “surjan” fiestas espontáneas. “Vamos a tener que ir atrás de eso. Una pelea de gato y ratón, teniendo que castigar, penalizar e interrumpir la fiesta de quien quiera hacer fiestas”, dijo el jueves Paes al portal de noticias G1.

La ciudad de Río, con 6,7 millones de habitantes, contabiliza 17.535 muertos, una decena más que sao Paulo (17.523), que tiene el doble de habitantes y era hasta la semana pasada la que más decesos acumulaba en términos absolutos, según datos del ministerio brasileño de Salud.

El estado de Río (16,5 millones de habitantes) es además el segundo de los 27 estados brasileños más afectados por la pandemia en términos relativos, superado solo por el de Amazonas.