América Latina triunfa en Cannes

Latinoamérica

Las películas latinoamericanas pisaron fuerte en el selecto festival de cine de Cannes. Los filmes regionales, con historias muy profundas, ganaron algunos de los premios más importantes de la entrega. Las pequeñas producciones prevalecieron sobre las más poderosas. Se destacaron «El abrazo de la serpiente», de Colombia, la argentina «La Patota» y «Allende, mi abuelo Allende», de Chile. 

El director Ciro Guerra con el protagonista del filme El abrazo de la serpiente-Foto: Prensa de la película

Redacción- La Tercera (Chile)

En la nueva versión del Festival de Cannes, el cine latinoamericano ha triunfado con filmes pequeños pero poderosos.

Los grandes nombres en esta ocasión se quedaron fuera del certamen: entre las «Vacas sagradas», solo el mexicano Guillermo del Toro ha estado presente, pero como miembro del jurado.

Sin embargo, la presencia de pequeñas producciones, de presupuestos ajustados e historias poderosas, ha sido muy reconocida en la Quincena de Realizadores o la Semana de la Crítica, donde grandes realizadores actuales dieron sus primeros pasos.

La epopeya amazónica «El abrazo de la serpiente», del colombiano Ciro Guerra, obtuvo el premio más importante de la Quincena, el Art Cinema Award, pese a que esa sección no es propiamente competitiva.

También fue reconocido como mejor filme -en este caso dentro de la Semana de la Crítica- «Paulina (La Patota)», del argentino Santiago Mitre, que cuenta con una portentosa actuación de su protagonista, Dolores Fonzi.

Esta película, que examina los límites de la convicción de su protagonista, también se llevó el reconocimiento como el mejor trabajo de las secciones paralelas de Cannes por la crítica internacional, FIPRESCI.

» La presencia de pequeñas producciones, de presupuestos ajustados e historias poderosas, ha sido muy reconocida en la Quincena de Realizadores o la Semana de la Crítica, donde grandes realizadores actuales dieron sus primeros pasos «

Una bella ópera prima, «La tierra y la sombra», del también colombiano César Acevedo, fue distinguida como película revelación y premio del público en la Semana de la Crítica.

Por su parte, la película chilena «Allende, mi abuelo Allende», de la chileno-mexicana Marcia Tambutti, obtuvo el galardón al mejor documental de todo el festival, por retratar de la manera más humana los recuerdos de su abuelo, el ex presidente de Chile, Salvador Allende.

«Esas películas tienen sujeto, verbo y predicado; toman una historia y la llevan hasta el final. En esta edición, otros trabajos eran técnicamente muy buenos, pero les faltaba algo de vida», destaca el preseleccionador de cine latinoamericano y español en Cannes, José Riba, en declaraciones a Efe.

El experto considera que el número de filmes latinoamericanos que han participado en esta 68 edición del certamen no se corresponde con el momento actual del cincando por la fuerza de sus historias y por la implicación formal del autor en sus obras.

Además, el hecho de que directores noveles o poco conocidos sean reconocidos en el festival hace que en el futuro puedan pasar a formar parte dea o Michel Franco -quien todavía aspira a lograr algún galardón en el palmarés de la competición oficial-, van solo por su tercera película, frente a la prolífica carrera de grandes tótems como el mexicano Arturo Ripstein.

 

Leer el artículo aquí